Los colores de las artes: Talentos sinestésicos

 

 

Sentidos combinados

Sentidos combinados

 

Por: Patricia Díaz Terés

 

 

“Ningún gran artista ve las cosas como son en realidad; si lo hiciera, dejaría de ser artista”.

Oscar Wilde

 Por todos es sabido que las personas con inclinaciones artísticas poseen una gama de cualidades particulares que les permiten desarrollar su talento; sin embargo, estas características son tan variadas como las disciplinas en las cuales se desempeñan.

Algunos de estos individuos son capaces de vivir las situaciones creativas en un nivel superior al del resto de sus colegas, esto se debe a que unos cuantos de estos inusuales sujetos experimentan la realidad de manera que los estímulos recibidos del exterior provocan más de una sensación a la vez; así por ejemplo al escuchar una hermosa melodía, el artista tendrá, al mismo tiempo ante sus ojos, un maravilloso juego de colores.   

La ciencia por su parte, se refiere a esta habilidad como sinestesia, vocablo proveniente del griego syn que significa “con”, “junto” o “a la vez” y aisthesis, es decir “la facultad de percepción por los sentidos; de este modo podemos explicar que la sinestesia, de acuerdo con la Real Academia de la Lengua Española, es una “imagen o sensación subjetiva, propia de un sentido, determinada por otra sensación que afecta a un sentido diferente”.

Cabe destacar que durante muchos años se pensó que esta habilidad era provocada por la imaginación sobre estimulada de las personas que alegaban poseer esta aptitud, o que podía también tratarse de asociaciones comunes entre distintos estímulos, aprendidas desde la infancia. Incluso llegó a pensarse que se trataba de cierto tipo de trastorno mental.

Así, hombres y mujeres de ciencia han dedicado sus estudios a conocer un poco más sobre esta capacidad, apareciendo nombres como Ed Hubbard, V.S. Ramachandran o Richard E. Cytowick, entre otros. Sin embargo, el mérito por encontrar la primera evidencia consistente de la experiencia sinestésica, lo tiene S. Baron-Cohen quien en 1987 descubrió que la estructura cerebral de los sujetos sinestésicos tiene una mayor cantidad de conexiones neuronales, encontrando así las causas físicas y fisiológicas de la condición.

Por otra parte, existen algunos estudiosos que, como Daphne Maurer de la Universidad McMaster o Cretien Van Campen del MIT, sostienen que la sinestesia es una capacidad con la cual nace todo ser humano y que es perdida en los primeros seis meses de vida, siendo conservada sólo por un pequeño porcentaje, mismo que se expresa en relación de 1 individuo sinestésico por cada 2000 no-sinestésicos; asimismo de esta ya reducida proporción, únicamente 1 de cada 300 exhibe una variante de la situación.

De este modo hemos visto cómo la capacidad sinestésica, al menos en el adulto no es precisamente común, pero por otro lado, sí se pueden establecer algunos puntos de coincidencia que nos ayudan a establecer atributos generales de los sinestésicos.

En primer lugar se ha descubierto que la sinestesia es una facultad permanente y hereditaria, presentándose en mayor medida en las mujeres en relación de 2.8 a 1 con respecto a los varones; además estos sujetos tienen un gran desarrollo de la memoria visual temprana y la imaginación, a la vez que muestran un coeficiente intelectual superior y, sobre todo, una extraordinaria capacidad creativa y una marcada tendencia hacia las artes.

Famosos músicos, compositores, pintores o escritores han elaborado sus más grandiosas obras con la ayuda de la sinestesia, o al menos, la han reflejado en sus creaciones.

Una de las artistas contemporáneas más mencionadas en los textos que abordan el tema es Carol Steen cuya capacidad de percibir el color de las letras al ser pronunciadas, la llevó a fundar la American Synesthesia Association, una asociación no lucrativa que se encarga de dar apoyo a las personas sinestésicas que por su particular condición se sienten aisladas o excluidas; de igual manera, les proporciona un lugar en el cual pueden compartir sus experiencias con otros individuos que tienen percepciones similares.

Si queremos explorar un poco más el mundo de las Bellas Artes en busca de talentos sinestésicos, encontraremos en la literatura a escritores como Vladimir Nabokov (Lolita) o Arthur Rimbaud (Una Temporada en el Infierno); y en la música a compositores como Amy Beach (1867-1944), Sofía Gubaidulina (1931 – ) u Olivier Messiaen (1908-1992) quien compuso obras como L’ascension o Des canyons aux étoiles, basadas en un deseo de producir imágenes a través de sonidos, escribiendo secuencias de notas específicas para generar mezclas de colores particulares, en concordancia con sus propias impresiones.

Algunos otros músicos como Aleksandr Scriabin o Arthur Bliss, de acuerdo con ciertos autores, han sido confundidos con sinestésicos. Estas equivocaciones se debieron, en el caso del primero, a su propósito de generar una “obra de arte total” en la cual estuvieran contenidas todas las artes y sensaciones, por lo cual comenzó a escribir la composición titulada “Misterio”, en la que incluía un teatro circular decorado con escenografía gigantesca, así como un texto referente al sentido de la vida, estando todo el conjunto al servicio de la música.

Por su parte, al compositor Arthur Bliss le fue atribuida la cualidad sinestésica por su obra Sinfonía de Color, en la cual más que sus propias experiencias sensoriales, utilizó los referentes de la heráldica británica, por lo que los movimientos titulados Púrpura, Rojo, Azul y Verde, hacían alusión a la Realeza, Magia, Lealtad y Esperanza, respectivamente.

En las artes plásticas, el pintor Vasili Kandinsky también fue catalogado, sin serlo, como sinestésico, ya que elaboró una relación entre los colores y los instrumentos siendo así, por ejemplo, el sonido de fanfarrias interpretado por las trompetas asociado con el amarillo, el azul con el chelo, el violeta con el corno francés o el gris con la ausencia de sonido.

Incluso encontramos algunos sujetos que intentaron adquirir la sinestesia, como es el caso de Filippo Tommaso Marinetti, autor del Manifiesto del Futurismo, quien intentó utilizar los cinco sentidos en un éxtasis sinestésico.

Después de haber explorado tanto la sinestesia como a sus privilegiados portadores, podemos decir que aún cuando todos los mortales habitemos el mismo planeta, no lo captamos de igual forma, así para aquellos que no somos capaces de percibir una gama impresionante de colores cuando escuchamos nuestra canción favorita, las experiencias relatadas por los sinestésicos resultan tan lejanas como fascinantes, y aún cuando no podemos comprenderlos del todo, sí nos hacen reflexionar sobre una frase del Papa Juan Pablo II que dice: Todos los artistas tienen en común la experiencia de la distancia insondable que existe entre la obra de sus manos, (…) y la perfección fulgurante de la belleza percibida en el fervor del momento creativo: lo que logran expresar en lo que (…) crean es sólo un tenue reflejo del esplendor que durante unos instantes ha brillado ante los ojos de su espíritu”.

 

FUENTES:

Everyday Fantasia: The World of synesthesia”. Aut. Siri Carpenter. The Monitor on Psychology Vol. 32. Marzo 2001.

The Hidden Sense: Synesthesia in Art and Science”. Aut. Cretien Van Campen. MIT Press, 2008.

Neurological Studies”. Aut. Tim Roberts. Media Culture Reviews, 2008.

“Meet Carol Steen”. Science.discovery.com.

“Sinestesia Auditivo-Visual”. Aut. María Lara Bello Molina. Universidad de Granada, España.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: