De la Corte al Escenario: Bufones y Arlequines

Arlequin

Arlequín

Por: Patricia Díaz Terés

“La improvisación es la verdadera piedra de toque del ingenio”.

Molière

El filósofo alemán Friedrich Nietzsche dijo en alguna ocasión que el hombre percibe como tan terrible su realidad, y con un sufrimiento tal, que se vio forzado a inventar la risa para poder enfrentarla; también el gran escritor Victor Hugo alabó las virtudes de dicho ejercicio al afirmar que la risa retira el invierno del rostro de una persona.

Es así como, a través de los decires de grandes pensadores caemos en la cuenta de que desde hace miles de años el ser humano ha tomado la risa como una manera de aligerar su carga cotidiana, combatir el aburrimiento y encontrar pequeñas alegrías distractoras.

Se cuenta que hace alrededor de cuatro mil años, en la corte del Emperador chino Shih huang-ti, edificador de la gran Muralla China, existió un hombre conocido como Yusze, quien tenía el privilegio de poder burlarse del rey, a la vez que tenía permiso de hacer sugerencias e influir en ciertas decisiones del monarca; pero este poder relativo debía ejercerlo el humorista con mucho cuidado ya que, si se equivocaba u ofendía al emperador, pagaría con su propia vida.

Pero en el caso de Yusze tal era la predilección de Shih huang-ti por su sirviente que le permitió disuadirle de pintar la Muralla China, idea que no era muy bien recibida entre el pueblo; de manera que fue el bufón quien salvó a su amo de una complicada situación.

Siglos después, en Grecia, los “payasos” aparecían únicamente en los intermedios de las obras dramáticas, haciendo su propia interpretación de las mismas; de hecho Virgilio habla de las fiestas del Ager, en las cuales personajes enmascarados improvisaban diálogos humorísticos.

 Siglos después, ya en el medioevo, se puede localizar en los registros una paradoja sobre los humoristas: mientras en algunos sitios está escrito que los bufones eran personas que presentaban regularmente defectos físicos y/o mentales, y que por esta causa los monarcas o señores feudales toleraban sus críticas y burlas; en otros documentos se les presenta como tipos astutos que utilizaban bromas y adivinanzas para lanzar duros juicios sobre la forma de gobernar de sus amos, y que eran consentidas debido al estatus inferior de los comediantes.

Sujetos del medio del espectáculo, hoy en día sabemos que los bufones realizaban sus actuaciones durante los grandes banquetes y compartían al público con otros músicos, saltimbanquis y juglares. Muchos son los relatos y novelas que nos acercan a la vida de tan curiosos personajes, una de ellas es la obra “Ivanhoe” de Sir Walter Scott, en la que el personaje de Wamba -bufón del castillo del poderoso Cedric el Sajón– comienza como un hombre tonto y gracioso quien, gracias al héroe Ivanhoe, se convierte en escudero.

Otro texto que refuerza la opinión de que el oficio de bufón no era muy respetado dentro de los castillos está retratada en la novela “El Último Unicornio” de Peter S. Beagle, en cuya adaptación a dibujos animados dirigida por Arthur Rankin Jr. y Jules Bass, podemos observar cómo el mago Schmendrick, al llegar a la fortaleza del Rey Haggard se deprime cuando éste le resta importancia a sus mágicas habilidades y lo transforma en un “simple bufón”.

Pero a partir del Renacimiento y durante los siglos XVI y XVII principalmente, en Europa y particularmente en Italia surgió una tradición teatral conocida formalmente a partir del siglo XVIII como Commedia dell’arte, gracias al tratadista Giuseppe Baretti.

Este tipo de comedia se distinguía por ser representada por compañías ambulantes, las cuales tenían siempre un director que tomaba las decisiones sobre itinerarios, pagos, horarios y otras minucias del espectáculo; de esta manera, aún cuando estos grupos contaban en su entretenimiento con un argumento principal –canovaccio-, no tenían diálogos estructurados, por lo que su éxito se basaba en el ingenio de los actores para improvisar en el escenario; así el esquema de la presentación se conocía como scenario o scenari –conjunto de escenas-.

Además, en estas compañías surgieron a su vez las maschere –máscaras- es decir personajes con un rol definido en la historia. Las máscaras más comunes son los innamorati, una pareja de enamorados; Pantalone, un mercader veneciano; Brighella, un personaje vengativo y violento; el pedante Dottore, interpretado por un hombre robusto; el cobarde y fanfarrón Capitano, los graciosos sirvientes o Zanni, el jorobado Pulcinella, el aventurero Scaramouche, el bonachón Pedrolino o Pierrot –en Francia- y por último el peculiar Arlecchino o Arlequín, cuya contraparte femenina era la perspicaz ColombinaArlecchina-.

Siendo uno de los más famosos, el personaje de Arlequín posiblemente derivó de Alichino, un demonio salido del Inferno de Dante; o bien de Hellequin un demonio galo cuya misión era conducir a las almas condenadas hacia el Averno. Dentro de las obras itinerantes, por el contrario, Arlequín era un hombre pobre procedente de Bergamo, cuyo traje –que exhibía un entramado de rombos- sugería que estaba elaborado con simples parches; asimismo, empleaba una máscara, ya sea plagada de verrugas o que representaba a un gato, cerdo o mono. Esta indumentaria era complementada con un batacchio –una especie de báculo-.

Mostrando las características del Arlequín que eran glotonería, credulidad y nula educación, varios actores se volvieron sumamente populares; tal fue el caso por ejemplo de Zan Ganassa o Tristano Martinelli, destacando este último por sus habilidades físicas y acrobáticas, así como por un dominio de la retórica equiparable a sus demás cualidades.

Mítica figura la de Arlequín, cabe destacar también que ha sido empleado hasta nuestros días en diversos contextos. De esta manera, la gran compañía D.C. Comics creó varios personajes –en la historia del superhéroe Linterna Verde– con el nombre de Harlequin, quienes siendo de sexo femenino pertenecieron por lo regular al bando de los villanos. De igual forma se tiene al personaje, creado por Paul Dini para las historias de Batman, de Harley QuinnDr. Harleen Quinzel– presunta pareja sentimental y cómplice incondicional de Joker.

Por su parte, la extraordinaria escritora de misterio Agatha Christie, creó al personaje de Harley Quin quien en el libro “El Enigmático Mr. Quin” se presenta como un individuo que va y viene de manera inesperada, a la vez que los juegos de luces –según describe el texto- dan a su ropa una apariencia multicolor. El propósito de tan extraño sujeto es empujar a su amigo Satterthwaite, para recopilar pistas que lo llevarán a la resolución de intrincados crímenes.

De este modo hemos podido observar cómo desde el Imperio Chino hasta la Modernidad, los humoristas ingeniosos y su improvisación fueron parte fundamental del desarrollo cultural popular, habiendo surgido entonces personajes que tienen eco en obras actuales como los comics o las novelas policiacas, en los que las antiguas máscaras han sido adaptadas a nuestra época, acoplándose  al pensamiento “postmoderno” dando la razón a Arthur Miller cuando dijo que: “El teatro no puede desaparecer porque es el único arte donde la humanidad se enfrenta a sí misma”. 

FUENTES:

Un Castillo medieval” Aut. Richard Platt. Ed. Altea. Madrid, España. 1994.

Un Castillo medieval” Aut. Renzo Rossi. Ed. La Vasija. Florencia, Italia. 1999.

“La Comedia del Arte: Materiales Escénicos”. Aut. Ana Isabel Fdz. Valbuena. Biblioteca Temática RESAD. España, 2006.

“Commedia dell’arte“ Aut. Jennifer Meagher. www.metmuseum.org. N.Y., E.U., 2007.

“Agatha Christie’s Detectives“ Aut. Emily Cauviere. www.suite101.com. 2009

“A short history of Venetian Carnival Masks“ Aut. Michel J. Tieuli.

“Commedia dell’arte“ Aut. José María Ruano de la Haza. SEACEX. Madrid, España.

 “Historia de los payasos”. Aut. Carlos Augusto López y Luis Guillermo Guarnizo. Medellín, Colombia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: