Sinfonías de la naturaleza: Cuando los elementos se convierten en músicos

 

Sea Organ

"Sea Organ", Croacia

 

Por: Patricia Díaz Terés

“Toda la naturaleza es como un arte desconocido del hombre”.

Alexander Pope

Tan vasta como es la imaginación del ser humano, es capaz de evocar, crear y descubrir en la naturaleza una cantidad prácticamente infinita de formas de expresión, mismas que encuentran en el arte su reflejo.

Pero no sólo las disciplinas artísticas requieren imaginación; el desarrollo científico ha sido posible gracias a que hombres y mujeres de gran inteligencia han abierto su mente y ejercitado precisamente su habilidad para imaginar gran cantidad de artefactos e hipótesis, así  como bien lo decía Albert Einstein, en ciertas ocasiones es más importante la imaginación que el conocimiento mismo.

Interesante combinación surge cuando Arte y Ciencia cruzan sus caminos. Así en el mundo de la música, por ejemplo, esta simbiosis ha estado presente desde el surgimiento de los primeros instrumentos musicales; éstos si bien tienen una finalidad expresiva, poseen una estructura puramente técnica cuya construcción está basada en la ciencia misma.

De este modo, para que un violinista pueda interpretar las obras de Paganini requiere de un violín elaborado con características específicas en su forma, tamaño, resistencia, etc., mismas que le confieren cualidad de emitir sonidos especiales, que serán a su vez aprovechados por el talentoso músico, regalando a su público ejecuciones memorables.

En el amplio y diverso mundo musical existen gran variedad de instrumentos, algunos como los empleados en las orquestas, son de presencia común y por lo tanto su sonido nos resulta familiar y conocido, tal es el caso de los metales, las cuerdas, las percusiones etc.;sin embargo, gracias a la curiosidad que han tenido algunos hombres de ciencia, pueden llegar a nuestros oídos sonidos extraños pero musicales al fin y al cabo, generados por artefactos poco ortodoxos, basados en algunas ocasiones en los elementos de la naturaleza: agua, fuego y viento, principalmente.

Y quizá el elemento más extraordinario en lo que a la generación de sonidos musicales se refiere, es el fuego; por tanto uno de los que tal vez sean los instrumentos más extraños jamás inventados, se conoce como pirófono.

Corría el año de 1777 cuando el físico irlandés Bryan Higgins descubrió las “llamas cantoras”; en este experimento el científico encontró que al salir una llama de un mechero de hidrógeno, rodeado por un tubo de cristal, se producía un sonido musical generado por pequeñas explosiones de la flama en cuestión.

Tiempo después el conde Schaffgotsch y M. Tyndall, en 1855 continuaron con el trabajo de Higgins observando que al colocar los mecheros y los tubos en una manera específica, y ejecutando una melodía en un instrumento como un órgano o un violín a unos 20 metros de distancia, las flamas producían el eco de la música.

Este principio fue utilizado por M. Federico Kastner, quien logró acoplar tres teclados –de forma similar a un órgano-, comunicando cada una de las teclas con un conducto que permite controlar las llamas dentro de los tubos de cristal; al pulsar las teclas las llamas se separan y se produce la música –aunque es cierto que con el pirófono resulta complicado armar melodías-.

Por otro lado, con el viento como protagonista existe el arpa eólica. Habiendo tomado su nombre del dios griego del viento Aeolus, estos aparatos tienen su primera referencia en las historias que relatan cómo el poeta Orfeo solía acompañar sus lecturas con “arpas de viento”; cientos de años después, durante el Renacimiento, estos instrumentos fueron rescatados.

Su peculiar sonido ha sido la inspiración de grandes poetas como Coleridge, Wordsworth o Emerson; incluso el poeta naturalista David Thoreau construyó su propia versión del arpa de viento, cuya idea surgió del movimiento de los cables del telégrafo.

La música producida por estos artefactos está compuesta totalmente por tonos armónicos, teniendo una resonancia vibratoria característica.

Actualmente estos sonidos son comúnmente empleados en las sesiones de meditación, habiendo adquirido las arpas eólicas tal popularidad, que existen diseños como el “Santuario Armónico”, el cual permite al espectador introducirse en sus cajas de sonido en donde el individuo podrá apreciar perfectamente cada una de las vibraciones de las cuerdas, disfrutando así de un amplio espectro de frecuencias armónicas.

De esta manera, con las arpas eólicas nos hemos introducido en un mundo musical diferente, en el cual el hombre se limita únicamente a elaborar una estructura para que sea la propia naturaleza quien ejecute las melodías; pero existe un instrumento aún más singular que las arpas, conocido como el “Órgano del Mar”.

El “Morske Orgulje” –en croata- se ubica en las costas de Zadar, Croacia, y es el primer órgano ejecutado por las olas del mar en lugar de las manos del hombre. Esta obra maestra de arquitectura y acústica fue diseñada y construida por un conjunto de expertos escultores dálmatas, junto con el arquitecto Nikola Basic.

Basic logró tallar en la piedra blanca del muelle una serie de escalones en los cuales introdujo una serie de 35 tubos de polietileno, colocados a una distancia de 1.5 metros uno del otro, los cuales tienen una boquilla dirigida hacia el mar. De esta manera el movimiento de las olas empuja el aire hacia el interior de la intrincada tubería, misma que tiene a su vez algunos agujeros realizados con la intención de que el acuático movimiento genere sonidos armónicos.

De esta forma, dependiendo del tamaño y velocidad de la ola en cuestión, se pueden escuchar diversos acordes musicales que acompañan un paisaje al cual el legendario director cinematográfico Alfred Hitchcock, adjudicó los más hermosos atardeceres del mundo.

Este maravilloso aerófono que mide setenta metros de largo tiene como finalidad  mostrar cómo arquitectura y naturaleza pueden combinarse en equilibrio, proporcionando al ser humano la oportunidad de emplear los recursos naturales sin ser invasivo o destructivo.

Muchos son los instrumentos sorprendentes que la imaginación del ser humano ha creado a lo largo de la historia, valiéndose tanto de su creatividad como de su ciencia; y aún cuando los sonidos que estos poco convencionales artilugios producen no son equiparables a las piezas compuestas por genios como Bach o Beethoven, sí constituyen una prueba de que, como expresó el genial Leonardo Da Vinci, “la naturaleza benigna provee de manera que en cualquier parte halles algo que aprender”.

 ENLACES:

Para escuchar el Arpa Eólica: http://www.youtube.com/watch?v=BUBtEirTREw

Para escuchar el Órgano del Mar: http://www.youtube.com/watch?v=4nISG7iBk-A

 FUENTES:

“La Música de Vapor”. Aut. Enrique de Parville. Revista Europea No. 37. Noviembre 1874.

www.harmonicwindharps.com

www.oddmusic.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: