Las Damas de Óscar

Kathryn Bigelow

Por: Patricia Díaz Terés

“El motivo no existe siempre para ser alcanzado, sino para servir de punto de mira”.

Joseph Joubert

Cuando en 1896 Alice Guy filmó la película La Fee aux Choux –la primera ficción del cine-, convirtiéndose en la primera mujer en incursionar en el recién nacido séptimo arte, inició para el género femenino una ardua lucha con la cual pretendería convertirse en algo más que un simple elemento de ornato en las producciones cinematográficas.

Así, poco a poco comenzaron a surgir figuras pioneras como Frances Marion, una destacada guionista en el Hollywood de las décadas de los años 20’s y 30’s o Mary Pickford, quien además de la actuación dominó la difícil tarea de la producción y el arte del guionismo.

Poco después, durante la terrible época del nazismo en Alemania, apareció una mujer cuyo objetivo principal fue ensalzar al régimen de Adolph Hitler a través de la lente de su cámara, así Leni Riefensthahl realizó las tristemente célebres Triumph des Willens (1934) –El Triunfo de la Voluntad– y Olympia (1938), las cuales fueron utilizadas como propaganda favorable para el Tercer Reich; lo cual sin embargo no resta a la directora su capacidad para incursionar en el complejo género del documental. Y a pesar de que con la derrota de Alemania en 1945 fue prácticamente vetada en el mundo del cine ella no abandonó su arte, de manera que en 2002 estrenó por fin un inocente documental con tintes ecologistas titulado Underwater Impressions Impresiones Submarinas-, que contiene las imágenes que “levantó” entre 1970 y el 2000.

Siendo el papel de actriz el más común entre las damas del séptimo arte, algunas de ellas aprovecharon la fama alcanzada en este rubro para dirigir sus propios filmes, tal es el caso de la también cantante Bárbara Streisend, quien aparece como directora de Yentl (1983), El Príncipe de las Mareas (1991)  y El Espejo Tiene Dos Caras (1996); otro ejemplo es la protagonista de El Silencio de los Inocentes (1991), Jodie Foster, quien estuvo al frente de la cinta Mentes que Brillan (1991).

Sin embargo, aunque las mujeres siempre han resultado una ingrediente fundamental para el celuloide, difícil ha sido su camino para conquistar a un caballero que, hasta el pasado domingo 7 de marzo de 2010, se había resistido terminantemente a sucumbir ante su talento y encanto, Óscar.

El primer Óscar –o Premio de la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas– que se entregó a una fémina -en el año de 1928– estuvo destinado a Janet Gaynor por su actuación en El Séptimo Cielo; tiempo después un gran salto fue dado por la Academia cuando en 1940 le fue concedida –por primera vez- una estatuilla –Mejor Actriz de Reparto– a una actriz de color, Hattie Mc Daniel, por su papel de Mammie en Lo que el Viento se Llevó (1939). Y no fue sino hasta 2002 cuando esta hazaña fue en cierta forma “superada” por Halle Berry, al ganar el Óscar como Mejor Actriz por su papel en Monster’s Ball (2001), expresando ella en su discurso que en ese premio estaban contenidos nada más y nada menos que 74 años de grandes trabajos, realizados por extraordinarias actrices afroamericanas.

Pero a pesar de que en la historia de los Premios de la Academia se han inscrito nombres de mujeres tan célebres como Bette Davis, Meryl Streep, Julie Andrews o Elizabeth Taylor, siempre el reconocimiento había sido exclusivo para aquellas con el talento, la belleza o la presencia suficientes como para impresionar al público y a los críticos realizando su trabajo delante de la cámara, pero ¿en dónde quedaban aquellas que se arriesgaban a llevar a cabo proyectos desde el asiento del director?

Se tiene registrado en los anales de tan prestigiado galardón, que únicamente han sido cuatro las damas nominadas al Óscar por Mejor Director: la italiana Lina Wertmuller por su película Pasqualino Settebellezze (1975), quien perdió ante John G. AvildsenRocky-, Jane Campion con la cinta El Piano (1993) a quien el legendario Spielberg arrebató la estatuilla con La Lista de Schindler; la tercera que aparece en tan reducido listado es una joven con un legado cinematográfico considerable, ya que siendo hija de Francis Ford Coppola, Sofia Coppola heredó tanto visión como talento de forma que consiguió la nominación por Perdidos en Tokio, teniendo la mala fortuna de competir el mismo año que El Señor de los Anillos: El Retorno del Rey de Peter Jackson.

Y es así como orgullosamente el trabajo de muchísimas mujeres a lo largo de más de cien años se vio por fin reconocido hace unos días en la persona de Kathryn Bigelow, quien logró por fin llevarse a casa la codiciada estatuilla por Mejor Dirección y Película con el filme bélico titulado Zona de Miedo (2008).

En una curiosa ceremonia, en la cual Bigelow competía con su ex esposo James Cameron –quien en esta ocasión contendía con la impresionante Avatar-, la Academia optó por dejar de lado –como ya es tradición- a las cintas de ciencia ficción, favoreciendo la película de Kathryn; sin embargo, después de que ya prácticamente podíamos ver –después de que en la entrega de los Globos de Oro Avatar consiguiera los reconocimientos por Mejor Película y Director– cómo Cameron saltaba nuevamente encima de sus colegas directores –como hiciera en 1997 por su triunfo con Titanic-, para alzarse por segunda vez como “rey del mundo”, la audiencia se sorprendió al escuchar cómo se hacía historia y por primera vez la Academia optaba por reconocer a una mujer como Mejor Directora de una producción cinematográfica.

Así, con una película de bajo presupuesto, difíciles filmaciones en el desierto de Jordania y una escasa y poco relevante filmografía, Kathryn Bigelow pasó con gran orgullo a la historia del séptimo arte.

 Habiendo dirigido en el pasado películas como Punto de Quiebra (1991), Días Extraños (1995) y K-19 (2002), cuya fama y trascendencia no han sido demasiadas, de lo que esta directora sí puede jactarse es de haber guiado a través de una filmación a actores de la talla de Harrison Ford, Liam Neeson, Sean Penn o Willem Dafoe.

Pero a pesar de que Hollywood es un lugar en su mayoría dominado por hombres, y aún cuando la mayor parte de las féminas que ahí trabajan claman por la igualdad de género, Bigelow después de su triunfo, llamó la atención de sus colegas expresando que es ya momento de olvidar la separación de géneros, para verse todos como cineastas cuyo trabajo debe ser apreciado o criticado por su propia calidad, sin tomar en cuenta si es un hombre o una mujer quien dirige el proyecto.

Sin embargo, aunque esta Noche de Damas ha sido muy gratificante, en especial para todas aquellas que como Julie Delpy han luchado durante años para ver su trabajo reconocido, es posible que surja en nosotros una pequeña duda sobre los motivos que han llevado a la Academia a otorgar estos premios, ya que en algunas ocasiones el afán que ha tenido este organismo por reconciliarse con ciertos sectores, ha sido tan obvio como en aquel memorable año de 2002 en el cual junto a Halle Berry se alzó Denzel Washington con el Óscar a Mejor Actor –por Día de Entrenamiento-, mientras el homenaje fue dedicado al mítico Sidney Poitier.

De este modo, como conclusión podemos decir que no importa el motivo sino el hecho, el trabajo de la mujer detrás de la cámara ha sido reivindicado, esto –esperamos- resultará en que muchas jóvenes y talentosas cineastas se animarán a continuar con sus esfuerzos y tal vez –sólo tal vez- ahora encontrarán más puertas abiertas que antaño, lo cual ayudará a que las nuevas generaciones de directores tomen como guía las palabras de Schiller que dicen “cuanto más alto coloque el hombre su meta, tanto más crecerá”. 

FUENTES:

“El Cine”. Ed. Larousse. Barcelona 2002.

 “La Visión Femenina Dentro del Cine”. Aut. María Gabriela Muñoz. Cine Premiere No. 115. Mayo 2004.

“Female Directors remain a rarity in Hollywood”. Associated Press. Agosto 2007.

“Bigelow makes Oscar History”. Aut. Dean Goodman. Reuters. Los Ángeles, Marzo 2010.

“Kathryn Bigelow makes History”. Aut. Matthew Weaver. Guardian.co.uk. Londres, Marzo 2010.

 “La Academia es todo menos feminista”. Aut. Dolly Mallet. Top Magazzine. México, Marzo, 2010.

http://www.aaregistry.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: