La voz que conquistó a reyes y emperadores: Farinelli

Stefano Dionisi como "Farinelli" en la película de 1994

Por: Patricia Díaz Terés

“Pienso que una vida dedicada a la música es una vida bellamente empleada, y es a eso a lo que he dedicado la mía”.

Luciano Pavarotti

Extraños han sido los caminos que se han tomado a lo largo de la historia para perfeccionar las distintas expresiones artísticas, de hecho, en algunos casos se ha sacrificado –con o sin su consentimiento- la calidad de vida del músico en cuestión en pro de su arte.

Tal es el caso de unos singulares y fascinantes personajes que tuvieron su auge entre los siglos XVII y XVIII, principalmente en Italia: los Castrati.

Un castrato era un cantante cuya voz característica tenía la posibilidad de cautivar al público europeo de la Ilustración; pero también era un hombre “incompleto”, ya que en su adolescencia había sufrido el procedimiento quirúrgico de la castración, el cual garantizaba que la secreción de testosterona nunca se produciría, esto proporcionaba al individuo rasgos fisiológicos específicos: no se engrosaban las cuerdas vocales, pero se engrosaban la zona laríngea y la caja torácica, esto permitía que las voces de los castrati alcanzaran registros más amplios que los de cualquier varón, así como una magnífica potencia.

Corría el año de 1705 cuando nació, en la ciudad de Andria (Italia), el más famoso de estos músicos; bautizado con el nombre de Carlo Maria Michelangelo Nicola Broschi, el hijo de Salvatore Broschi y Caterina Barrese crecería para convertirse en uno de los cantantes de ópera más aclamados de todos los tiempos, recordado hoy en día por el nombre “Farinelli”.

Siendo el anhelo de su padre que sus hijos se dedicaran a la música, Riccardo -el mayor-, ingresó en el Conservatorio de Santa Maria de Loreto, sin que lograse nunca destacar particularmente en el difícil arte de la composición; por su parte, las cualidades extraordinarias de Carlo fueron evidentes desde la primera vez que entonó una melodía.

De esta manera, cumpliendo con las bases de su educación musical, el joven prodigio asombraba a todos cuantos le rodeaban; en un afán por conservar estas impresionantes habilidades es como –posiblemente- se tomó la decisión de castrar al jovencito.

Habiendo sido la castración prohibida por la Iglesia Católica en el año de 1587, las amputaciones de cantantes como Gaetano Caffarelli, Francesco Bernardi “Senesino” o Giovanni Carestini, muchas veces fueron explicadas colocando la causa en un funesto accidente o enfermedad; en el caso de Farinelli por ejemplo, aún cuando algunas versiones hacen responsables de su condición a su padre o a su hermano mayor  -quienes hubiesen detentado, vislumbrando futuras ganancias, razones meramente económicas para someter a Carlo a la cirugía-, existe otra que indica que fue al caerse de un caballo y sufrir un grave desgarre en la ingle, por lo que el después llamado “Ragazzo” tuvo que ser castrado.

Pero lo cierto es que a partir de los diez años, Carlo Broschi comenzó su arduo entrenamiento como cantante, dedicándose con tal afán a sus actividades en jornadas de nueve o diez horas diarias –dirigido por el maestro Niccolò Porpora-, que debutó en 1720 a la temprana edad de 15 años, superando a sus colegas quienes normalmente aparecían en los escenarios hasta los 18 ó 20 años.

Así, capaz de cantar 250 notas con una sola respiración y aguantar una sola nota por más de un minuto, con una potencia en la voz que sobrepasaba el sonido de toda una orquesta y un carisma innegable, Farinelli pronto conquistó al aristocrático público europeo, presentándose en capitales artísticas como Milán, Roma o Viena y siendo aplaudido por reyes como Luis XV de Francia o emperadores como José II de Habsburgo y Lorena.

De este modo conoció a los grandes compositores del siglo XVIII como Mozart o Handel, quienes siempre tuvieron una elevada opinión del muchacho, ofreciéndole incluso el segundo participar en sus óperas de Londres. Tras evaluar la situación, Broschi decidió trasladarse a la capital británica, donde Porpora lo convenció de participar en sus obras al lado de Senesino, apareciendo por primera vez en la puesta en escena llamada “Artajerjes”, cuya música había sido compuesta por Riccardo Broschi y Johann Adolph Hasse; se cuenta que tal fue la calidad del aria que interpretó el “Ragazzo” que Senesino se lanzó a sus brazos al final de la pieza para darle una efusiva felicitación en pleno escenario.

Por otro lado, la fama de Farinelli llegó a oídos de la segunda esposa del monarca español Felipe V, Isabel Farnesio, quien sufría terriblemente a causa de la severa depresión en la que se hallaba sumido el soberano; pensando que la música del prodigio italiano podía ser de ayuda para su marido, lo mandó llamar en a la Corte Española, en donde Carlo decidió permaneció durante los siguientes 20 años.

Conquistando los favores fraternales de los soberanos, Farinelli ejerció una gran influencia en la Familia Real, reuniendo mucho poder en poco tiempo, ya que casi inmediatamente fue nombrado Músico de Cámara de sus Majestades, con lo cual se le asignó una renta anual de dos mil ducados, a la vez que fue invitado a residir en el Palacio Real de Madrid y los Sitios Reales.

A cambio de todos estos privilegios, el cantante debía desvelarse desde la cena hasta el amanecer para cantar ante el melancólico rey, siendo siempre cuatro las arias por éste preferidas, entre las cuales se encontraban “Per questo dolce amplesso” y “Pallido il sole”, compuestas por Hasse.

Al morir Felipe V, los nuevos soberanos –Fernando VI y Doña María Bárbara de Braganza– conservaron al cantante en su Corte; poco a poco la influencia artística de Farinelli -gracias a la cual había por ejemplo logrado la conformación de una flota de falúas que cruzaba el río Tajo, en las vecindades de Aranjuez, sobre las cuales se realizaban presentaciones musicales- trascendió dicho ámbito y alcanzó la esfera política, de forma que –a manera de un Primer Ministro, si bien de hecho mas no de derecho- introdujo algunas mejoras económicas en el reino, elaborando así un plan de desarrollo para la productividad agrícola o realizando la canalización y transformación de las vías fluviales para mejorar las comunicaciones; asimismo fue condecorado con la Cruz de la Orden de Calatrava en 1750, insignia reservada por miembros de selectas familias nobles.

Al morir Fernando VI y Doña Bárbara, el nuevo rey Carlos III decidió que Farinelli  era persona non grata en la Corte, por lo que a cambio de una generosa retribución le solicitó “amablemente” que no volviera a aparecer ante su vista; ante el mandato real el cantante -que ya rondaba los cincuenta años-, decidió trasladarse a Bolonia, a su palacio de Villaviciosa, en donde permaneció el resto de sus días recibiendo amigos de antaño, rodeado por obsequios y retratos –elaborados en su mayoría por su amigo Jacopo Amigoni- que le traían el recuerdo de sus épocas de gloria, muriendo en 1782 a los 77 años.

Y así, siendo despreciado sólo por algunos singulares personajes como Giacomo Casanova, pero alabado por la mayoría, Carlo Broschi “Farinelli”  encarnó las palabras del escritor Edgar Allan Poe, quien dijo: “En la música es acaso donde el alma se acerca más al gran fin por el que lucha cuando se siente inspirada por el sentimiento poético: la creación de la belleza sobrenatural”.  

FUENTES:

“El ABC de la Ópera”. Aut. Eckhardt van den Hoogen. Ed. Taurus. México, 2005.

“Un castrato al servicio de los Borbones”. Aut. Jorge García. Historia de Iberia Vieja No. 39. España, 2008.

“La voz que curaba reyes”.Aut. Josep Tomàs Cabot. Historia y Vida No. 500.

“Castrati, víctimas del canto”.Aut. Andrés Moreno Mengíbar. La Av. De la Historia No. 135. Madrid, 2009.

 “An Amazing Life: Carlo Broschi ‘Farinelli’”. Male Sopranos & Altos. www.malesopranos.com   

2 respuestas a La voz que conquistó a reyes y emperadores: Farinelli

  1. […] Actualizados : La voz que conquistó a reyes y emperadores: Farinelli De la servilleta a la Mona Lisa: Leonardo da Vinci Al son que me toquen bailo: La Salsa, del barrio […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: