De la Tierra a Pandora: Sci-Fi. Parte II

Rod Taylor en "La Máquina del Tiempo" (1960)

Por: Patricia Díaz Terés

“En el punto donde se detiene la ciencia, empieza la imaginación”.

Jules de Gaultier

La humanidad ha perdido su capacidad de asombro. Y ¿cómo podríamos no haberla extraviado?, si día con día la tecnología da gigantescos saltos que en el pasado, tomaban a los científicos décadas, cuando no siglos. De esta manera, desde los transbordadores espaciales hasta los teléfonos celulares, todos los aparatos utilizados por el hombre del siglo XXI, son reinventados diariamente de modo que aquello considerado como inimaginable ayer, una auténtica maravilla hoy, no lo será tanto mañana y mucho menos dentro de un año, tiempo en el que casi aquél portento se habrá transformado en algo obsoleto.

Sin embargo, no todo está perdido ya que los terrícolas tenemos una capacidad ilimitada que, bien aprovechada, nos ayuda a explorar y prever nuestro propio futuro: la imaginación.

Imaginación, del latín imaginatio, según la cuarta acepción de este vocablo contenida en el Diccionario (de la Lengua Española) de la Real Academia Española, se refiere a la “facilidad para formar nuevas ideas y proyectos”; así, esta facultad es el ingrediente principal de uno de los géneros cinematográficos más socorridos actualmente, la Ciencia Ficción.

Habiendo explorado ya en la columna pasada los albores de esta categoría del cine, hemos observado cómo aún en los planetas más distantes, o las situaciones más descomunales, el hombre refleja su realidad en la ficción; de esta manera, por ejemplo, la paranoia vivida durante la Guerra Fría[1] momento en que cualquier ciudadano norteamericano común y corriente veía comunistas, como se dice popularmente, “hasta debajo de las piedras” –esto ocasionado en buena medida por la política impulsada por el senador Joseph McCarthy entre 1950 y 1956-; fue reflejada a través del Sci-Fi en la película La Invasión de los Ladrones de Cuerpos (1956) de Don Siegel –de la cual el director Oliver Hirschbiegel hizo un deficiente (y descontextualizado) “remake” llamado Invasores (2007) protagonizado por Nicole Kidman y Daniel Craig-, en donde cualquier persona podía haberse convertido en un terrible alienígena (interprétese comunista) sin que su apariencia se viese alterada.

Otros grandes protagonistas en los filmes de Sci-Fi son la curiosidad e inquietud que sentimos los seres humanos por nuestro futuro y la posibilidad de cambiarlo –por lo que aquí se unen también los viajes en el tiempo-. En esta subcategoría, el “tipo” de porvenir presentado dependerá tanto del director como del guionista. Así podemos ver cómo mientras el personaje George Wells –interpretado por Rod Taylor– viaja al año 802,701 para encontrar a una sociedad dividida en los pacíficos y rubios Eloi, que eran “criados” como alimento por los horrendos y azules Morlocks en La Máquina del Tiempo (1960) dirigida por George Pal –basada en la novela homónima escrita por H. G. Wells, y de la cual también se hizo una triste versión en 2002 con los actores Guy Pearce y Jeremy Irons-; otro tipo de recorridos temporales se presentan en Pide al Tiempo que Vuelva (1980) de Jeannot Szwarc –en un híbrido sci-fi / drama- donde un apuesto Christopher Reeve -mejor conocido por su caracterización de Superman– viaja al pasado para “reencontrarse” con el amor de su vida, la actriz Elise McKenna interpretada por una jovencísima Jane Seymour; o en 12 Monos (1995), donde Terry Gilliam nos muestra un aterrador destino donde el hombre ha sido confinado bajo tierra, debido a la contaminación del aire por mortales virus, siendo posible arreglar esta situación a través de la intervención de un convicto, James ColeBruce Willis-,  que viaja al pasado y siendo ayudado y a la vez saboteado por un excéntrico millonario personificado por un genial Brad Pitt.

Por otro lado, como ícono de los ochentas surge la inocente y divertida trilogía Volver al Futuro en la que Robert Zemeckis nos muestra cómo el impulsivo Marty McFlyMichael J. Fox– viaja al pasado y al futuro en compañía de un científico tan brillante como extraño de nombre Emmett Brown, teniendo que arreglar los catastróficos efectos de sus irrupciones en la continuidad del espacio-tiempo; cabe mencionar que el futuro presentado en la segunda entrega de la saga muestra cómo el ser humano tendría a su disposición, en un ya no tan lejano año 2015, artefactos aún imposibles como coches voladores, pero también algunas otras herramientas que se han convertido en una realidad como las video-llamadas.

De esta forma, el hombre tiene muy distintas versiones sobre lo que será su porvenir; sin embargo desde hace ya varias décadas existe una preocupación que se muestra recurrentemente sobre la cuestión demográfica y la destrucción del medio ambiente. Así encontramos la aterradora Soylent Green (1973) –traducida al español como Cuando el Futuro Nos Alcance– de Richard Fleischer, en la que el rudo policía Ty ThornCharlon Heston– lucha por su vida en un mundo que experimenta un colapso ecológico y una explosión demográfica insostenible, en el ya no tan lejano año 2022, de manera que al haber dejado de existir tanto los bosques como los alimentos frescos, niños y adultos se alimentan de unas “galletas verdes”, que incluyen un macabro ingrediente principal.

Además, la acción invasiva e irresponsable del ser humano y sus efectos en el medio ambiente también han visto su reflejo en la pantalla. En Waterworld (1995) el cineasta Kevin Reynolds presenta cómo las personas deben arreglárselas para vivir sobre el agua después de la inundación ocasionada por el derretimiento de los Polos; también El Día Después de Mañana (2004) de Roland Emmerich plantea los efectos del sobrecalentamiento global, que si bien se presentan de manera exagerada, algunas de sus premisas ya comienzan a aparecer en las imágenes transmitidas por los noticiarios matutinos.

Otros guionistas prefieren situar su acción en un mundo post-apocalíptico, donde aquellos humanos que sobreviven deben luchar duramente por su existencia, tal es el caso de El Planeta de los Simios (1968) de Franklin J. Schaffner donde es únicamente la Estatua de la Libertad semi enterrada en la arena, lo que da la pista al astronauta George TaylorCharlton Heston– de que se encuentra en la Tierra y no en un planeta distante; mientras que El Libro de los Secretos (2010) dirigida por Albert Hughes presenta a una suerte de “cruzado”, interpretado por Denzel Washington, quien lucha por defender la última Biblia existente en un planeta que se sostiene a duras penas tras una guerra nuclear.

Actualmente, la tendencia es utilizar la Ciencia Ficción para crear conciencia. De esta manera la impresionante producción de Avatar (2009) realizada por James Cameron, además de mostrarnos un mundo tan extraordinario como Pandora, también tiene la intención de hacer una crítica a las industrias que explotan de manera inmisericorde los recursos naturales ocasionando daños irreparables –esta premisa ya había sido utilizada por el director Bill Kroyer en la película de dibujos animados Ferngully (1992)-.

Tan diversos son los temas abordados por el cine de Sci-Fi que una vez más he dejado muchos tópicos interesantes en el tintero –ya tendremos ocasión de abordarlos en columnas posteriores-; sin embargo, es importante mencionar que aún cuando no toda la gente tiene entre sus preferidos a este maravilloso género cinematográfico, lo cierto es que resulta una herramienta sumamente útil tanto para los directores como para los guionistas para tratar temas “espinosos” de una manera que no resulte “agresiva” para la audiencia, generando en ésta una reflexión sobre sus acciones presentes, ya que como bien decía el filósofo Friedrich W. Nietzsche: “El mundo real es mucho más pequeño que el mundo de la imaginación”, y también mucho más frágil.

  PARA RECORDAR Y CONOCER:

La Invasión de los Ladrones de Cuerpos (1952): http://www.youtube.com/watch?v=WFnSxeDfENk

La Máquina del Tiempo (1960): http://www.youtube.com/watch?v=A9miqKm0aB0

El Planeta de los Simios (1968): http://www.youtube.com/watch?v=31QUOUxqz2M&feature=related

Soylent Green (1973): http://www.youtube.com/watch?v=SVpN312hYgU

Pide al Tiempo que Vuelva (1980): http://www.youtube.com/watch?v=FrEhKxYnKGs&feature=related

Volver al Futuro II (1989): http://www.youtube.com/watch?v=rRrSp6Pqlz4

Ferngully (1992): http://www.youtube.com/watch?v=9zQDxXavnss

Waterworld (1995): http://www.youtube.com/watch?v=oEp382HIisE

El Día Después de Mañana (2004): http://www.youtube.com/watch?v=JQDSAiPiEDU

El Libro de los Secretos (2010): http://www.youtube.com/watch?v=JKfZrbS79To

FUENTES:

“¿Qué piensas Isaac?”. Aut. Lucilla Godoy. Revista Cinemanía No. 42. Marzo, 2000.

“Avatar”. Aut. Ary Snyder. Revista Cinemanía No. 159. Diciembre, 2009.

 “Science Fiction Films”. Aut. Tim Dirks. www.filmsite.org

 


[1] Término inventado por el periodista Herbert B. Swope, para denominar a la lucha de Estados Unidos y la U.R.S.S. (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) por el dominio mundial, y la aparición de conflictos y temor entre los dos bloques políticos que representaban estas naciones: el capitalismo y el socialismo.  Martín, Ignacio. 2009. http://questgarden.com/09/06/8/051112143924/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: