Cuadritos de papel y celuloide: Cómics & Cine, un tormentoso romance I

Batman serie de t.v (izq.) Dark Knight, 2008 (der.)

 

Parte I

Por: Patricia Díaz

“En la lucha contra la realidad, el hombre tiene solo un arma: la imaginación”.

Teófilo Gautier

Tratar de compaginar dos elementos como la imaginación y la realidad en un solo producto puede llegar a ser una tarea titánica y, en ocasiones, verdaderamente frustrante. “Fácil” resulta para el autor de los cómics crear todo un universo en el papel, lleno de mundos extraordinarios, personajes maravillosos y situaciones alucinantes; sin embargo, cuando el director de cine intenta mostrar esto en la pantalla grande emprende una labor rayana en lo imposible.

Así, la complejidad del trabajo al momento de realizar una adaptación de las páginas al celuloide radica principalmente en los personajes –actualmente la tecnología digital permite al cineasta crear los más fantásticos escenarios-, ya que por ejemplo los vestuarios o el maquillaje diseñados por el artista gráfico, difícilmente se verán con seriedad en el séptimo arte –observemos por ejemplo la última película de Superman (2006) de Bryan Singer-, teniendo que ser confeccionados y cuidados con gran maestría para que se logre una calidad visual como la de The Dark Knight (2008) de Christopher Nolan.

Y así encontramos uno de los recursos más utilizados por el cómic desde su aparición a finales del siglo XIX: el superhéroe. Los héroes tienen su origen en las mitologías del mundo antiguo, particularmente en la griega en donde hallamos sujetos como Hércules, Aquiles, Ulises –Odiseo- o Perseo, cuyas asombrosas hazañas han cautivado la imaginación de la humanidad durante siglos; sin embargo la evolución de la sociedad ha provocado que el héroe haya sido objeto de ciertos cambios, de modo que lo que fue Grecia para las culturas clásicas lo es ahora Estados Unidos –en este punto limito la comparación a la generación de seres mitológicos exclusivamente-.

Justicia y verdad son así férreamente defendidas por un hombre de características físicas sorprendentes y una integridad a prueba de toda corrupción, virtuoso protector de los inocentes el superhéroe clásico contemporáneo –de la primera mitad del siglo XX- tiene la capacidad de salvar al mundo y a su amada –clásica damisela en peligro, incapaz de cuidar de sí misma- antes de que termine el día; esta imagen perdura en cintas como las pertenecientes a la serie de Superman (I, II, III y IV entre 1978 y 1987) y en series de televisión como la de Batman (1966-1968) protagonizada por un inverosímil –y hasta ridículo- dúo dinámico –interpretado por Adam West y Burt Ward-.

Además, como en toda estructura maniquea[1] los superhéroes han tenido también a sus archienemigos los villanos, de manera que por cada Batman[2] hay un Guasón –personaje que ha ido del cómico y malévolo payaso de César Romero en la televisión, hasta el maravilloso y despiadado psicópata personificado por Heath Ledger– y por cada Flash Gordon[3] hay un Ming; en este mismo contexto el enemigo no tiene características humanas, es simplemente malo hasta el absurdo –cayendo a veces en la insoportable comicidad de las series televisivas de la década de los 60’s-, es así egoísta, mentiroso, vicioso y por supuesto un psicópata criminal –en la mayoría de los casos-.

Haciendo memoria sobre la historia del cine, fue justamente el apuesto Flash Gordon el primer superhéroe trasladado a la pantalla grande por Frederick Stephani en 1936, surgiendo una rama de la ciencia ficción mezclada con la fantasía que constituye un éxito en taquillas hasta nuestros días.

En esta azarosa tarea de la conjunción del papel y el celuloide, las historias no han tenido siempre un final victorioso; y es que la vertiginosa evolución social que se ha dado a partir de la caída del Muro de Berlín en 1989 ha obligado a los novelistas y artistas gráficos a reinventar a sus personajes, con el propósito de que el caótico público actual pueda verse identificado con sus míticas creaciones.

De este modo Batman pasó de ser un personaje plano y virtuoso, a ser un complejo y obscuro superhéroe –aunque en estricto sentido semántico podría ser considerado sólo como un héroe, ya que en realidad no tiene superpoderes, excepción hecha de sus habilidades de combate, prodigiosa inteligencia y espectacular cuenta bancaria- que lucha consigo mismo despreciando y abrazando la venganza, a la vez que se apega y despega de su vida personal, conforme crece en él el convencimiento de que ser el Hombre Murciélago es su destino; así actores como Christian Bale quien ha personificado por primera vez al vigilante de Ciudad Gótica en Batman Begins (2005) han tenido un verdadero reto a la hora de interpretar a los personajes de los cómics ya que como dice el propio histriónico: “Si sólo era Bruce vestido de Batman iba a ser un poco ridículo (…). El Primer día que me puse el traje me sentí como una pantera, un animal salvaje… como un depredador”. Con estas palabras Bale afirma que comprende la naturaleza de su alter ego cinematográfico, ya que Batman no era un hombre bueno y virtuoso que perseguía maleantes portando un estrafalario traje; sino un sujeto trastornado por el asesinato de sus padres quien, al más puro estilo de el Conde de Montecristo[4], la emprende contra los culpables bajo el cuestionable estandarte de la vendetta[5] –conservando sin embargo esa máxima de todo buen héroe o superhéroe de no matar a su enemigo, siendo ésta quebrantada únicamente, en el cómic, ante el extremo caso del maniático Joker-.

Ahora bien, observando los ejemplos abordados en los párrafos anteriores hemos constatado que no es imposible la legítima adaptación del cómic al filme, lo cual tiene su razón de ser en que se trata de artes cuyo romance se percibe como exitoso desde su propio origen, ya que es justamente el storyboard –mismo que se puede entender como un cómic al mostrar en papel escenarios, escenas, diálogos y personajes- el inicio de una cinta y así nos preguntamos: ¿entonces dónde ha estado el error en ultrajantes fracasos como The Shadow (1994) de Russel Mulcahy, The Phantom (1996) de Simon Wincer o la más reciente The Spirit (2008) de Frank Miller?

La respuesta es variada. En los dos primeros casos se trató de dos francos y espantosos intentos de tomar los elementos originales, unidos con una historia mediocre y una producción deficiente; en el tercer caso se trató de una escandalosa reinterpretación del clásico personaje creado por el maestro Will Eisner en 1940, siendo la idea del creador tratar temas que iban desde política hasta fantasía, pasando por temas sociales e historias detectivescas, es decir, no guarda relación alguna con el mujeriego Denny Colt interpretado por Gabriel Macht en la cinta de Miller.

Por otra parte, existen también algunas tramas tan elaboradas que su adaptación al cine resulta en cintas que funcionan en taquilla, pero que son un tanto ofensivas para los lectores “comiqueros”; tal es el caso de X-Men universo surgido de Marvel Comics de la mano del legendario Stan Lee y Jack Kirby, cuyos incontables recovecos provocaron que las tres cintas –X-Men (2000), X2 (2003) y X-Men: The Last Stand (2006)- dirigidas las dos primeras por Bryan Singer y la tercera por Brett Ratner, fueran percibidas como incompletas –que no absurdas-; ya que fueron rescatadas por el decente –que no extraordinario- tratamiento que se dio a personajes como Tormenta, Cíclope, Jane o Wolverine.

De este modo vemos cómo tanto el cine como el cómic son vastos universos en los cuales cualquier cosa es posible; sin embargo dentro de esta gama casi infinita de opciones los responsables de hacer las adaptaciones –en uno y otro sentido- deben tener en cuenta las intenciones del autor original, con la finalidad de no transgredir el trabajo de los artistas. Tan extenso como es el tema, dejaremos para la siguiente entrega la revisión de aquellos cómics y películas en las cuales los héroes –o superhéroes- convencionales no tienen cabida, donde vicios y virtudes se combinan para engendrar protagonistas tan singulares como cautivadores.

PARA CONOCER:

Flash Gordon (1936): http://www.youtube.com/watch?v=A8BFrd1ckSw&feature=related

Serie televisiva de Batman (1966-1968): http://www.youtube.com/watch?v=CDKtVTjqSbc

Superman II (1980): http://www.youtube.com/watch?v=68hRt0Pz7HI&feature=related

The Shadow (1994): http://www.youtube.com/watch?v=t6816MUx9E0

The Phantom (1996): http://www.youtube.com/watch?v=oY7R0lHSw3U

X-Men:The Last Stand (2006): http://www.youtube.com/watch?v=r8ZMvxzplwc&feature=related

The Spirit (2008): http://www.youtube.com/watch?v=TDeOkaCUUI8

The Dark Knight (2008): http://www.youtube.com/watch?v=5y2szViJlaY   

FUENTES:

“El libro gordo de los superhéroes”. Aut. Sergi Sánchez. Midons Editorial. Valencia, España, 1997.

“Will Eisner, un clásico de hoy”. Aut. Hilda Lázaro Solano. Revista de revistas. No. 4478. Excelsior. México, julio 1999.

“Viñetas del mal”. Aut. Juan Solo. Revista Comic Zone No. 11. México, septiembre 2007.

“Hero Worship”. Aut. Steve Hockensmith y Beth Laski. Revista Cinescape No. 8. E.U.A., sept. 1997.

“Batman: ritual y máscara” Aut. Eduardo Scheffler. Revista Cine Premiere No. 125. México, marzo 2005.

“Comic books don’t need Rights to become films”. Aut. Vaneta Rogers. http://today.msnbc.msn.com Septiembre 2009.


[1] Maniqueísmo: Tendencia a interpretar la realidad sobre la base de una valoración dicotómica (bien y mal). http://www.rae.es

[2] Cómic creado por Bob Kane en 1939. (D.C. Comics)

[3] Cómic creado por Alex Raymond en 1934.

[4] Personaje central de la novela homónima de Alejandro Dumas.

[5] Venganza.

Anuncios

2 Responses to Cuadritos de papel y celuloide: Cómics & Cine, un tormentoso romance I

  1. Keep working ,terrific job!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: