De la rotativa al carrete: Billy Wilder II

Billy Wilder

Parte II

Por: Patricia Díaz Terés

“La crítica es el aprendizaje de la imaginación en su segunda vuelta, la imaginación curada de fantasía y decidida a afrontar la realidad del mundo”.

Octavio Paz

Leyendas fabricadas existen por montones en los anales de la historia de la industria cinematográfica –ya sea aquellas que inventó el propio sujeto, la que crearon los medios de comunicación o la fervientemente imaginada por sus admiradores-; sin embargo, ciertos individuos se han ganado su lugar a base de un gran esfuerzo y la adecuada utilización de su talento. Uno de estos magníficos personajes fue sin duda el director Billy Wilder.

Wilder encontró sus primeras oportunidades en Hollywood hasta que aprendió inglés, de esta manera, fue contratado por los estudios Paramount, en donde pronto lo colocaron en equipo con Charles Brackett, constituyendo una pareja de guionistas que consiguió numerosos éxitos en el género de la comedia, llamando así la atención del director Ernst Lubitsch, que fungió como una suerte de mentor para Billy. De esta manera, juntos lograron filmes como Bluebeard’s Eighth Wife (La octava mujer de Barbazul, 1938) y Ninotchka (1939), consiguiendo con esta última una nominación a los premios de la Academia por mejor guion.

En la segunda mitad de la década de los 30s, Wilder tuvo diversas experiencias que marcaron su vida. Para 1936 contrajo matrimonio con Judith Cappicus, con quien tuvo a sus dos hijos Victoria y Vincent (1939), falleciendo el niño ocho semanas después de haber nacido; asimismo tras la anexión de Viena al Reich alemán en 1938 no había vuelto a saber nada de su familia, lo cual lo llenó de angustia. Para colmo de males, por estos años el escritor debió soportar la despiadada manera en que los directores hacían cambios en sus textos, sin tomar en cuenta su opinión al respecto, siendo incluso desterrado del plató por el director Mitchell Leisen.

Tan caótico escenario le ofreció un remanso de paz en el director Howard Hawks, quien alabó el trabajo de Billy en la película Ball of Fire (Bola de Fuego, 1941), por lo que le permitió discutir las escenas y presenciar la totalidad del rodaje; esta experiencia fue el impulso que Wilder necesitó para convertirse en director de cine –aunque su motivación más que la realización cinematográfica, fue en realidad su afán por proteger sus guiones de las invasivas manos de los inconsiderados cineastas-.

Así, habiendo conseguido la nacionalidad norteamericana en 1940, colocó todo su empeño en la película The Major and the Minor (El mayor y la menor, 1942), para la cual eligió como protagonista a la famosa Ginger Rogers pero teniendo que conformarse con Ray Milland para completar el elenco, ya que Cary Grant no estaba disponible en ese momento. A pesar de la inocencia aparente del guion cómico, la historia trata sobre una joven que haciéndose pasar por una niña de doce años, se enamora de un militar; con esta cinta, Wilder dio inicio a una filmografía en la cual, por lo general, incluyó alguna crítica a la sociedad norteamericana, en la que encontraba innumerables y terribles defectos.

El éxito de la película le consiguió a su autor un contrato con Paramount, y tras estallar la Segunda Guerra Mundial en 1939, tuvo que contribuir a la campaña de cine bélico montada por todos los estudios americanos, dirigiendo así Five Graves to Cairo (Cinco tumbas al Cairo, 1943). Al año siguiente decidió incursionar en el llamado cine negro, en el cual demostró tener gran maestría. De este modo hizo Double Indemnity (Perdición, 1944), basada en una novela de James M. Cain y para cuyo guion trabajó con el escritor Raymond Chandler, estableciéndose una calamitosa relación entre los dos artistas, ya que no se soportaban; de acuerdo con Wilder esto se debió a que él mismo encarnaba todo lo que Chandler detestaba en la sociedad americana. A pesar de tales dificultades, la cinta se alzó victoriosa entre la crítica y el público, obteniendo dos nominaciones al Óscar por guion y dirección –incluso el gran maestro del género, Alfred Hitchcock se mostró grandemente complacido con la cinta-.

Otro gran acierto del cineasta alemán fue The Lost Weekend (Días sin huella, 1945), protagonizada nuevamente por Ray Milland, en la cual narra las horrendas experiencias de un alcohólico, al quien presenta como un cobarde avasallado por su dura realidad. Si bien esta cinta no obtuvo un éxito inmediato -siendo su prestreno un rotundo fracaso-, se le dio una segunda oportunidad en la cual la cinta fue apreciada en su justa medida, obteniendo cuatro óscares: Mejor director, mejor película, mejor actor y mejor guion adaptado.

Tras el monumental éxito tuvo una serie de altibajos. Viajó a Alemania, en donde después de enterarse de la terrible noticia de que su madre y su abuela habían sido asesinadas en Auschwitz, filmó el documental Die Todesmühlen (1945), luego filmó A Foreign Affair (Berlín Occidente, 1948) con Marlene Dietrich, que no resultó por completo del gusto de la audiencia debido a que era una irreverente película que retrataba la vida de una cantante con un turbio pasado nazi.

1950 fue el marco para la filmación de Sunset Boulevard (El crepúsculo de los dioses), la cual levantó tantas ovaciones como gritos de detractores frenéticos, entre los que se encontró Louis B. Mayer quien le dijo “¡Bastardo, ha arrastrado por el lodo a la industria que lo ha convertido a usted en alguien (…) Habría que alquitranarlo, emplumarlo y echarlo de la ciudad!”, el ecuánime Billy se limitó a responder con un insulto y a disfrutar el éxito de su obra. Muy diferente fue la suerte de Ace in the Hole (El gran carnaval, 1951), que fue un rotundo e incontestable fracaso.

Pasándose al género de la comedia romántica, volvió a filmar películas memorables como The Seven Year Itch (La tentación vive arriba, 1954) o Some Like It Hot (Con faldas y a lo loco, 1959), en las cuales trabajó con actores como Tom Ewell, Jack Lemmon, Tony Curtis y por supuesto Marilyn Monroe, una de cuyas icónicas imágenes procede de la primera cinta mencionada –aquella mítica escena en la que aparece la dama con un vestido blanco que es alzado por el viento-; no obstante, trabajar con la diva, si bien valió la pena, resultó un verdadero dolor de cabeza para el cineasta, ya que la señorita llegaba a la hora que le placía al plató, mientras que su negligencia en el trabajo de memorización de sus líneas, los obligó a grabar la misma escena hasta cincuenta y nueve veces.

Después de filmar The Spirit of St. Louis (El águila solitaria, 1957), una película biográfica sobre el aviador Charles Lindbergh en la que este se inmiscuyó hasta en el más mínimo detalle y que resultó un rotundo fracaso en taquilla, todavía Wilder logró algunas cintas polémicas como Kiss Me, Stupid (Bésame, tonto, 1964), la cual fue repudiada por la Liga Católica de la Decencia, The Private Life of Sherlock Holmes (La vida privada de Sherlock Holmes, 1970) y sobre todo Irma la Douce (Irma la dulce, 1963), protagonizada por Shirley MacLaine y Jack Lemmon que aborda la vida de una prostituta que se enamora de un policía.

Poco de relevante tuvo después su carrera, siendo la última película de Billy Buddy, Buddy (Aquí un amigo, 1981), teniendo posteriormente pequeñas participaciones en cintas como Schindler’s List (La lista de Schindler, 1993) en cuya preproducción Wilder se involucró codo con codo junto a Steven Spielberg, decidiendo el primero que la dirección recayera en manos del segundo, ya que no se sentía capaz de soportar el ritmo de vida que implicaba el rodaje.

Partiendo de este mundo el 27 de marzo del 2000 a causa de una neumonía, Billy Wilder ha pasado a la historia de la pantalla de plata como uno de los realizadores más francos, críticos e inteligentes, cuya versatilidad y astucia le permitieron ganarse un lugar en la memoria de los cinéfilos con los gustos más dispares.

 

Para conocer:

Ninotchka (1939): http://www.youtube.com/watch?v=_pEOw8XLCSc

Ball of Fire (1941): http://www.youtube.com/watch?v=SmjnJhotUqw

The Major and the Minor (1942): http://www.youtube.com/watch?v=yq6kgy-chlk

Five Graves to Cairo (1943): http://www.youtube.com/watch?v=zEFgTPru48o

Double Indemnity (1944): http://www.youtube.com/watch?v=m7R0BpSAXB4

Sunset Boulevard (1950): http://www.youtube.com/watch?v=UwxGbhclIGw

Seven Year Itch (1954): http://www.youtube.com/watch?v=fJgC549mpRk

The Spirit of St. Louis (1957): http://www.youtube.com/watch?v=phwXVGnYwXM

Kiss Me, Stupid (1964): http://www.youtube.com/watch?v=4iUUJzdR3Ow

The Private Life of Sherlock Holmes (1970): http://www.youtube.com/watch?v=LoXOOhicpxU

Irma la Douce (1964): http://www.youtube.com/watch?v=bLQYsTNKaoU

 

FUENTES:

“Maestros del cine: Billy Wilder”. Aut. Noël Simsolo. Ed. Cahiers du cinéma. China, 2011. 

“Un creador genial”. Aut. Pablo de Santiago. Mayo, 2002. www.decine21.com

“Billy Wilder”. Aut. José Luis Martínez. www.avizora.com    

“Billy Wilder”. Aut. Shawn Dwyer. www.tcm.com  

 “Billy Wilder, uno de los dioses del cine”. Marzo, 2012. http://esenciacine.com     

   

Anuncios

One Response to De la rotativa al carrete: Billy Wilder II

  1. My Homepage dice:

    … [Trackback]…

    […] Read More: paty3008.wordpress.com/2012/06/04/billywilder2/ […]…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: