Solo existe una máquina del tiempo: la imaginación II

Christopher Reeve en Somewhere in Time (1980)

Parte II

Por: Patricia Díaz Terés

El instante es la continuidad del tiempo, pues une el tiempo pasado con el tiempo futuro”.

Aristóteles

Distintos han sido los propósitos planteados por el ser humano para justificar la “necesidad” del viaje en el tiempo. De este modo podemos tener algo tan elaborado como la salvación de la raza humana en tal como aparece en la saga Terminator, en las cuales las travesías temporales tanto de Kyle Reese (Michael Biehn) como de los cyborgs T-800 (Arnold Schwarzenegger), T-1000 (Robert Patrick) y T-X (Kristanna Loken) -en las cintas The Terminator (1984), Terminator 2: The Judgment Day (1991) y Terminator 3: The Rise of the Machines (2003)- quienes intentan cambiar el destino de la raza humana a través de la destrucción o protección de un niño llamado John Connor, creándose a lo largo de la trama de las tres cintas una serie de paradojas cuyos resultados finales pueden verse en la película Terminator: La salvación (Terminator Salvation, 2009) del director McG. Por su parte el capitán Colter Stevens (Jake Gyllenhaal) en el filme Source Code, (2011) de Duncan Jones tiene una misión igualmente noble aunque más modesta, al intentar descubrir a un terrorista que ha hecho explotar un tren de pasajeros, a través del traslado de su mente en el espacio y el tiempo, albergándose su “espíritu” temporalmente en el cuerpo de un individuo de nombre Sean que viaja en el vehículo destruido, grandes paradojas surgen nuevamente cuando el valiente Stevens decide intentar salvar a las personas que están a punto de morir.

Saliendo un poco del terreno de las maquinarias, encontramos también a la magia como un factor que permite el viaje en el tiempo, como se muestra en la tercera película de la saga de Harry Potter, Harry Potter and the Prisoner of Azkaban (2004) de Alfonso Cuarón, en la que Hermione (Emma Watson) a través de un diminuto artilugio llamado Giratiempo regresa algunas horas con la finalidad de tomar algunas clases adicionales, resolviéndose posteriormente la trama gracias al empleo de este mismo aparato para salvar a más de un personaje.

Otro elemento que ha servido en el séptimo arte para volver en el tiempo han sido algunos escritos como por ejemplo los diarios llevados por el personaje de Evan (Ashton Kutcher) en el filme The Butterfly Effect, (2004) de Eric Bress y J. Mackye Gruber, en el cual el joven descubre accidentalmente que la lectura lo lleva físicamente al pasado, pudiendo él modificar su presente al cambiar su historia; dejando de lado a la humanidad, el argumento se centra en cómo Evan, que desea una buena vida para sus amigos Kayleigh (Amy Smart), Lenny (Elden Henson) y Tommy (William Lee Scott), cambia algunas de sus decisiones pretéritas, las cuales a pesar de su buena intención tienen funestos resultados.

Para terminar con los viajes voluntarios a través del tiempo mencionaremos ahora la cinta Somewhere in Time (1980), basada en la novela Bid Time Return de Richard Matheson. En la cinta dirigida por Jeannot Szwarc observamos cómo el escritor de teatro Richard Collier (Christopher Reeve) conoce en la década de los ochenta a una anciana de nombre Elise McKenna (Susan French), quien había sido una actriz a principios de siglo. Obsesionado con la dama, Collier viaja voluntariamente a través del tiempo para encontrarse con la joven Elise (Jane Seymour), aunque en este caso puede discutirse sobre si la travesía ha sido o no hecha físicamente, ya que el caballero se autohipnotiza hasta poder ver a su alrededor todo lo que sucede en 1912. En este caso el traslado temporal tiene como objeto satisfacer únicamente deseos personales, sin tener alguna finalidad trascendente o altruista.

Ahora veamos algunos filmes en los cuales se desconoce si los desplazamientos temporales han sido voluntarios, pero cuyos resultados tienen una influencia directa y positiva en la vida del protagonista. El primer caso que revisaremos será Peggy Sue Got Married (1986) de Francis Ford Coppola en la que Peggy (Kathleen Turner) es una mujer infeliz de cuarenta años, quien está enfrentando la separación con su marido Charlie Bodell (Nicolas Cage). Mientras atraviesan tan duro trance, se organiza la reunión de los antiguos compañeros de la preparatoria, en la cual Peggy se desmaya y viaja al pasado para aprender más acerca de ella misma y de su esposo. Coincidiendo con Somewhere in time en la confusión que surge al tratar de explicar si el desplazamiento ha sido físico, espiritual o incluso imaginario; aquí se muestra cómo el tiempo que ha pasado Sue en décadas anteriores le ayudan a comprender su actual circunstancia.

Por su parte Russ Duritz (Bruce Willis) en la película de Disney The Kid (2000) de John Turteltaub, es sorprendido por su “mini-yo” a quien todos –excepto su severo yo adulto- llaman cariñosamente Rusty (Spencer Breslin). Sin dar mayor explicación sobre la llegada del chiquillo al presente, este se dedica a dar algunas lecciones para su futuro ser, el cual después de haber sido un tierno niño con magníficos sentimientos se ha transformado en hombre desalmado, cruel y pragmático. Siendo la fantasía el principal ingrediente de esta comedia, Russ también es en cierto momento alentado por su yo adulto en plenitud quien le muestra cómo los sueños sí pueden volverse realidad.

Llegamos así a los viajes temporales “accidentales”, donde mencionaremos primeramente la película Kate & Leopold (2001) de James Mangold, en la que vemos cómo el conde Leopold Alexis Elijah Walker Gareth Thomas Mountbatten, duque de Albany interpretado por Hugh Jackman, al intentar salvar a un individuo (Liev Schreiber) de una mortal caída, es arrastrado desde 1876 hasta el siglo XXI en donde conoce a la hermosa e independiente Kate McKay (Meg Ryan). En este filme la travesía temporal no tiene mayor finalidad que el dar al protagonista una personalidad distinguida que choca y fascina al mismo tiempo a una mujer moderna que ya no suele toparse con caballeros.

Mucho más frustrante resulta la experiencia que vive el librero Henry DeTamble (Eric Bana) en la película The Time Traveler’s Wife (2009) –basada en la novela de Audrey Niffenegger-, quien a causa de una rara condición genética tiene el infortunio de viajar por el tiempo sin orden ni concierto en los momentos más inesperados. De este modo se teje una historia en la cual involuntario viajante conoce al amor de su vida, Claire Abshire (Rachel McAdams), quien debe acostumbrarse a la idea de que ha conocido a su amado durante toda su existencia –literalmente- ya que algún capricho del destino siempre ha querido que Henry aparezca en lugares cercanos a ella; a la vez que debe lidiar con una pareja que se esfuma repentinamente sin dejar rastro. 

Por último mencionaremos un viaje en el tiempo que pretendía ser una travesía meramente espacial, me refiero a la película Planet of the Apes (1968) de Franklin J. Schaffner, en la que George Taylor (Charlton Heston) se lleva una espantosa sorpresa al descubrir que tras salir de la Tierra en una nave espacial con la finalidad de explorar los confines del universo, lejos de llegar a un mundo lejano retorna a su hogar pero setecientos años después, ya que ha logrado viajar más rápido que la velocidad de la luz a través de un agujero de gusano, llegando a un mundo primitivo en donde el papel de los monos y de los humanos se ha intercambiado, siendo los primeros la especie inteligente y dominante.

Como hemos visto los motivos y resultados de los imaginarios viajes en el tiempo han sido tan variados como las personas que los han concebido, pero lo que sí podemos afirmar es que en realidad el cine y la literatura se convierten por sí mismos en verdaderas máquinas del tiempo al permitirnos ver por igual a Hypatia de Alejandría  enseñando a sus discípulos en la película Ágora (2009) o acompañar a Rick Deckard en un alucinante futuro en Blade Runner (1982). 

Para conocer:

The Terminator (1984): http://www.youtube.com/watch?v=c4Jo8QoOTQ4

Terminator Salvation (2009): http://www.youtube.com/watch?v=xAjWCyJ0krI

Source Code (2011): http://www.youtube.com/watch?v=NkTrG-gpIzE

Harry Potter and the Prisoner of Azkaban (2004): http://www.youtube.com/watch?v=XjPb3ziyYYo

The Butterfly Effect (2004): http://www.youtube.com/watch?v=4hrV9xt50Vc

Somewhere in time (1980): http://www.youtube.com/watch?v=FrEhKxYnKGs

Peggy Sue Got married (1986): http://www.youtube.com/watch?v=ZiN2nZ-MvoA

The Kid (2004): http://www.youtube.com/watch?v=D_ubwE3IJhY

Kate & Leopold (2001): http://www.youtube.com/watch?v=6FeyhlLZYrg

The Time Traveler’s Wife (2009): http://www.youtube.com/watch?v=USUDlMBR-dQ

Planet of the Apes (1968): http://www.youtube.com/watch?v=VjcpRHuPjOI

FUENTES:

http://www.ust.hk

http://www.filmaffinity.com 

http://www.imdb.com   

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: