Miel sobre hojuelas en Hollywood I

Imagen

Michelle Monaghan y Patrick Dempsey en Quiero robarme a la novia (2008)

 

Parte I

Por: Patricia Díaz Terés

Al amor lo pintan ciego y con alas. Ciego para no ver los obstáculos y con alas para salvarlos”.

Jacinto Benavente

Con la celebración del tan popular como detestado día de san Valentín a la vuelta de la esquina, dedicaremos este par de artículos a revisar brevemente un género cinematográfico que hace las delicias de muchas damas, mientras que constituye el horror de otros tantos caballeros, me refiero a las películas románticas o como se les conoce en inglés, chick flicks –aunque también abordaremos otras cintas en las cuales si bien el amor es tema principal, no se consideran comedias románticas- .

Para tan azarosa empresa se tratarán a continuación diversos filmes, mismos que han sido ordenados y seleccionados tanto por las características de sus personajes masculinos como por la parte de la trama que gira en torno a ellos. Debe explicarse que la selección de películas ha sido absolutamente arbitraria, y el orden en el que se presentan en nada está relacionado con su calidad. Otra advertencia: como se dice comúnmente en el ámbito, este texto contiene spoilers.

Iniciaremos pues nuestro recorrido con los caracteres masculinos conocidos como los chicos malos, aquellos individuos cuyas costumbres y personalidad los harían normalmente poco deseables para una joven en busca de una relación seria, pero que para fines del guion, terminan siendo redimidos gracias a las habilidades cuasi-angelicales –a veces- de sus contrapartes femeninas. Mencionaremos así al más común de los estereotipos que aparecen en estas piezas del séptimo arte: el mujeriego redomado. Tal figura puede observarse en personajes como Mike Chadway (Gerard Butler) en La cruda verdad (Robert Luketic, 2009), quien es un detestable individuo que actúa como anfitrión de un programa televisivo, cuyo tema principal son las relaciones entre hombres y mujeres. Tan cínico varón únicamente pudo encontrar su “talón de Aquiles” en la hermosa y agradable neurótica Abby Richter (Katherine Heigl), una productora de televisión cuya solitaria vida gira en torno a su gato y la eterna espera del hombre perfecto, el cual según su experiencia, únicamente aparece cuando ella modifica toda su personalidad para adaptarse al atractivo médico Colin (Eric Winter), situación que por supuesto cae bajo su propio peso, enamorándose Abby de Mike, logrando este amor eliminar las deleznables costumbres y pensamientos que este había sostenido.

Otros dos apuestos mujeriegos son Jacob Palmer (Ryan Gosling) y FDR Foster (Chris Pine), en las películas Loco y estúpido amor (Glenn Ficarra y John Requam 2011) y Esto es guerra (McG, 2012). Ambos son conquistadores profesionales que van de cama en cama con singular alegría, hasta que encuentran a las inteligentes y hábiles Hanna Weaver (Emma Stone) y Lauren Scott (Reese Witherspoon), siendo la primera de ellas una joven abogada, sensata y responsable, que endereza el camino de Jaco, al mostrarle que un compromiso completo con una sola mujer es más satisfactorio que muchas relaciones fugaces intrascendentes. De manera más fría es tratado el agente de la CIA, FDR Foster, por su nueva conquista, ya que ella se encontraba evaluando al tipo de hombre con el que quería pasar el resto de su vida, por lo que salía también con el no menos atractivo agente Tuck Hansen (Tom Hardy) -quien en determinado momento opta al igual que Abby Richter por un cambio de personalidad para agradar a la caprichosa Lauren-, decantándose finalmente por el aventurero FDR.

La eterna amistad –súbita o paulatinamente- transformada en amor, también ha servido como detonante para la redención del mujeriego empedernido. Este caso es graciosamente mostrado en las películas Quiero robarme a la novia (Paul Weiland, 2008) y Los fantasmas de mis ex (Mark Waters, 2009). En el primer filme, el atractivo y millonario empresario Tom Bailey (Patrick Dempsey) ha sido siempre estricto al momento de seguir ciertas reglas que impone a las mujeres que desean salir con él, teniendo todas estas normas el único propósito de mantener a las féminas prudentemente alejadas, evitando así -según Tom- el involucramiento de sentimientos. Todo esto le funciona muy bien, hasta que presiente la pérdida irremediable del verdadero amor de su vida, que resulta no ser otra que su mejor amiga, Hannah (Michelle Monaghan), quien sorpresivamente anuncia su próximo casamiento con Colin McMurray (Kevin McKidd), un varonil duque escocés, procediendo entonces el mujeriego a hacer “circo, maroma y teatro” para recuperar a su damisela.

Por su parte, el también guapo, adinerado y ególatra fotógrafo Connor Mead (Matthew McConaughey) se da cuenta de que destrozar el corazón de modelos, azafatas, empresarias, empleadas y demás mujeres que se cruzaban por su camino, no era la mejor manera de encontrar la felicidad, cuando su mejor amiga y antigua novia Jenny Perotti (Jennifer Garner) encuentra a Brad (Daniel Sunjata), un atractivo y sensible médico que realmente podría hacerla feliz. Esto lleva a Mead a cuestionarse sobre sus métodos y el propósito de su vida, reflexión en la que recibe ayuda de los fantasmas de su tío (Michael Douglas) y algunas espectrales damas.

Ahora bien, el dinero en ciertas películas ha sido considerado como un defecto con efectos remediables, siempre y cuando la media naranja femenina sea una dama con los pies posados sobre la tierra. Príncipes son pues los protagonistas de las películas El príncipe y yo (Martha Coolidge, 2004) y Por siempre Cenicienta (Andy Tennant, 1998), en donde los actores Luke Mably y Dougray Scott dan vida a los herederos Edvard o Eddie y Henry, un par de muchachos irresponsables y mimados que sufren bajo el peso de su futura coronación. En ambos casos se topan con plebeyas de buen corazón y notable inteligencia, de fuerte carácter e ideas maduras. De este modo, la pareja de Edvard es Paige Morgan (Julia Stiles) una joven proveniente de una familia de granjeros, que trata de hacerse paso por la universidad trabajando en la cafetería de la institución para pagar sus estudios en Medicina, lo que ella espera que eventualmente la llevará a trabajar para la organización Médicos sin Fronteras. Así es esta chica quien enseña al caprichoso noble lo que es ganarse el pan con el trabajo, y lo que significa un sueño que da significado a la propia existencia.

Por su parte, Danielle de Barbaraque (Drew Barrymore) conoce a Henry durante un incidente en la finca familiar –que le ha sido arrebatada por su cruel madrastra-, cuando el noble toma prestado abruptamente un jamelgo para escapar de sus padres, los reyes. Posteriormente la señorita, con el fin de rescatar a un buen amigo que ha sido vendido como esclavo, se hace pasar por una condesa encontrándose nuevamente al príncipe pero esta vez en tierras palaciegas. El joven queda cautivado cuando Danielle cita a Tomás Moro, y poco a poco es convencido por los anhelos de justicia que expresa aquella fascinante mujer, de que su posición privilegiada debe servir para ayudar a la gente.

Otro millonario que cae a los pies de una humilde y obsesiva muchacha es Linus Larrabee, personaje interpretado por Humphrey Bogart en la versión de Sabrina filmada por Billy Wilder en 1954, y por Harrison Ford en el remake realizado por Sydney Pollack en 1995. Este caballero es un adicto al trabajo que no conoce de otro tema que los negocios, hecho que lo ha llevado a vivir una existencia intensa pero plana, hasta que en un afán por evitar que su hermano menor David (William Holden, Greg Kinnear) cometa el error de dejar a su acaudalada prometida para quedarse con Sabrina (Audrey Hepburn, Julia Ormond) -la hija del chofer recién llegada de Francia, que ha pasado de ser una insulsa adolescente a una sofisticada y bella dama-, se involucra con la chica enamorándose de su pasión y dulzura, encontrando un nuevo mundo en el que el amor es solo una de las novedades.

Pero todavía quedan por tratar muchas personalidades masculinas que aparecen en las películas románticas tan demandadas en estos días, de las cuales hablaremos en la próxima entrega.

 FUENTES:

www.imdb.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: