Un símbolo asimilado a conveniencia: La Estatua de la Libertad

Estatua de la Libertad

Estatua de la Libertad

Por: Patricia Díaz Terés

¡Oh dulce nombre de la libertad!”.

Marco Tulio Cicerón

Ha sido casi destruida por olas gigantes y rayos de naves extraterrestres, e incluso un monstruo gigante le cortó la cabeza en alguna ocasión… como símbolo de un país que se ha jactado durante muchos años de ser una de las naciones más poderosas del mundo, la Estatua de la Libertad siempre ha sido uno de los blancos preferidos –junto con el edificio Chrysler y la Casa Blanca- de los cinematográficos “enemigos” de los Estados Unidos de Norteamérica, trátense estos del cataclismo de El día después de mañana (Roland Emmerich, 2004), los agresivos alienígenas de Día de la Independiencia (Roland Emmerich, 1996) o el terrible monstruo de Cloverfield (Matt Reeves, 2008).

Pero aquel monumento que ahora es referente inmediato e ineludible del país de la bandera de las barras y las estrellas, no siempre fue visto con buenos ojos por los patrióticos estadunidenses, ni tuvo el mismo significado a lo largo de su historia. Terminaba apenas la Guerra de Secesión (1861-1865) en los Estados Unidos cuando al final de 1865, el historiador francés Edouard de Laboulage sugirió que Francia debía presentar a E.U. con un regalo que congratulara a la nación americana por haber conseguido la instauración de una democracia real, proponiendo como fecha de entrega de tal objeto 1876, año en que se cumpliría un siglo de haberse conseguido la Independencia de las antiguas Trece Colonias. De este modo fue el escultor francés Frederic-Auguste Bartholdi el encargado de diseñar una estatua que pudiera colocarse en la bahía de Nueva York.

A pesar de que la Estatua ha querido ser vista como un tributo a la lucha en contra de la esclavitud, no se ha encontrado evidencia alguna al respecto; de igual manera se ha deseado establecer que Bartholdi utilizó a una mujer afroamericana como modelo para su escultura –tal como se difundió a través de un rumor en el ciberespacio en la década de los 90s-, cuando en realidad el hombre “recicló” algunos dibujos que había realizado de damas egipcias, cuyas figuras tenía intención de utilizar en la elaboración de un monumento colosal que tenía proyectado ubicar justamente en Egipto.

Los galos estaban entonces conscientes de que una escultura de la envergadura que había visualizado Bartholdi requeriría del mejor ingeniero en estructuras que estuviese disponible, siendo este por supuesto Alexandre-Gustave Eiffel –ayudado por Eugène-Emmanuel Viollet-le-Duc. De esta forma, las naciones involucradas llegaron a un acuerdo en el que Francia sería responsable por la elaboración de la figura, mientras que los Estados Unidos se encargarían de colocar un pedestal digno del monumento, cuyo diseño le fue encargado al arquitecto Richard Morris Hunt.

Sin embargo tal empresa era tan loable como costosa, por lo que ambos países tuvieron que realizar numerosas colectas, eventos de beneficencia, rifas, etc. –el último esfuerzo para conseguir el dinero en E.U. fue liderado por el periodista Joseph Pulitzer a través de su periódico World-, con el fin de conseguir los recursos suficientes para moldear las grandes láminas de cobre, la estructura de acero y el pilar que conformarían en conjunto a la “Statue of Liberty Enlightening the World”.

Era pues 1885 cuando Bartholdi y Eiffel concluyeron su trabajo, embarcando la estructura desarmada en doscientas partes a bordo de la fragata Isere, llegando esta al emplazamiento final en Bedloe’s IslandLiberty Island desde 1956-, al sur de Manhattan, en los terrenos de Fort Wood. Ahí durante cuatro agotadores meses, cientos de trabajadores armaron la estatua formando poco a poco la efigie de una mujer –que para algunos representa a la diosa Ishtar, Isis o Astarté– con cuya mano derecha sostiene una antorcha por encima de su cabeza, adornada por una corona de siete picos –que representan los siete continentes[i]– y veinticinco ventanas, que semejan joyas que reflejan la luz del sol, mientras en su brazo izquierdo alberga una tablilla en la que puede leerse la fecha de la Independencia de E.U., “July IV MDCCLXXVI” –esta tabla sustituyó a lo que originalmente era un grillete roto-. Lady Liberty se irguió pues orgullosa ante la ciudad de Nueva York, con su sencilla vestimenta que consta de una túnica y sandalias, mientras la postura de sus pies, así como la cadena quebrada, indican que esta fémina ha sido liberada de la opresión y la tiranía.

Con sus 93 metros de alto y 225 toneladas, la Estatua de la Libertad tuvo un costo total de doscientos cincuenta mil dólares, un portentoso presente que, sin embargo, no tuvo al principio una cálida acogida por parte de los norteamericanos, ya que muchos habían considerado durante la campaña para conseguir donativos, que el país entero no tenía por qué involucrarse en una cuestión que era de carácter meramente local, para los habitantes de la Gran Manzana. De este modo, cuando el presidente Grover Cleveland inauguró oficialmente la Estatua, si bien lo hizo ante miles de personas, no todos ellos veían con admiración al monumento venido de ultramar.

No obstante, es a finales del siglo XIX cuando puede establecerse con claridad la relación que se le ha impuesto a la Estatua de la Libertad con los inmigrantes, ya que en 1892 el gobierno colocó en Ellis Island una estación federal de inmigración –cerrada hasta 1965-, por lo que los millones de personas que llegaban a Nueva York con la esperanza de que los dejaran continuar su camino hacia el sueño americano –hay numerosas referencias cinematográficas a esta situación, pudiéndose mencionar como ejemplos la caricatura de Steven Spielberg, Un cuento americano (Don Bluth, 1986), en la que unos ratoncitos inmigrantes rusos vuelan al final de la cinta, a bordo de una paloma, rodeando la Estatua que les guiña cariñosamente un ojo; o la escena de Titanic (James Cameron, 1997) en la que Rose (Kate Winslet) sabe que está a salvo y libre en suelo americano en cuanto observa a la Dama Libertad-, pronto se familiarizaban con el presunto rostro de Madame Bartholdi –madre del escultor, cuya cara posiblemente sirvió como modelo a su hijo-.

Ahora bien, uno de los recursos que dotó a la Estatua de parte de su simbolismo fue el soneto The New Colossus[ii] escrito por Emma Lazarus en 1883, mismo que fue grabado en una placa de bronce y colocado en la parte interior del pedestal hasta 1903. Así, las inspiradoras ideas de Lazarus fueron retomadas hasta la década de los 30s, momento en que Estados Unidos comenzó a recibir gran cantidad de europeos que huían de los regímenes dictatoriales que estaban cobrando cada vez mayor fuerza en el Viejo Continente –el texto llegó incluso a musicalizarlo Irving Berlin y comenzó a formar parte del discurso público de diversos funcionarios gubernamentales-.

Tomada al mismo tiempo –dependiendo del individuo o grupo- como flamante símbolo en contra de la esclavitud o como símbolo irrebatible de la superioridad de la raza blanca, la Estatua de la Libertad ha sido atacada enemigos reales de E.U en ciertas ocasiones, recordándose particularmente cuando en la Primera Guerra Mundial fue víctima de una explosión, provocada por agentes alemanes en un depósito de municiones en Jersey City, que dañó varias partes del monumento.

Habiendo sido restaurada entre 1984 y 1986 con motivo de su centenario –tras haber pasado del control de la US. Lighthouse Board (1901) al Departamento de Guerra y finalmente al Servicio de Parques Nacionales (1933)- y posteriormente cerrada tanto tras los ataques del 11-S como de la tormenta Sandy (2012), el pasado 4 de julio de 2013 la Dama de la Libertad volvió a abrir sus puertas a todos los visitantes que desean compartir la historia y leyendas que rodean a esta verde estructura cuya imagen se vende en playeras y llaveritos –muy recientemente fue incluso protagonista de un ingenioso cortometraje[iii] realizado por la organización de derechos humanos Breakthrough, en defensa del trato justo para los inmigrantes-, pero que en realidad es para mucha gente un símbolo de esperanza, patriotismo y libertad.

 

 

FUENTES:

 “Colossal Ode”. Aut. David Lehman. Smithsonian magazine. Abril 2004. www.smithsonian.com

“The Statue of Liberty”. Aut. Randy James. 12 de mayo 2009. www.time.com

“La Estatua de la Libertad puede ser deportada”. Aut. Jaime González. BBC Mundo. 27 de junio 2013. Los Ángeles. www.bbc.co.uk

“The Black Statue of Liberty Rumor: An Inquiry into the History and Meaning of Bartholdi’s Liberté éclairant le Monde”. Aut. Rebecca M. Joseph Ph.D, Brooke Rosenblatt y Carolyn Kinebrew. Septiembre 2000. www.nps.gov

“A Description of the Statue of Liberty”. Aut. Cicely A. Richard. http://traveltips.usatoday.com

“Statue of Liberty”. www.history.com

 “The Statue of Liberty – A Masonic Goddess from Top to Bottom.” http://21stcenturycicero.wordpress.com


[i] Norteamérica, Sudamérica, Asia, Europa, África, Oceanía, Antártida.

[ii] Fragmento: Give me your tired, your poor/ Your huddled masses yearning to breathe free/ The wretched refuse of your teeming shore;/ Send these, the homeless tempest-tost to me. (Trad. De David Miklos: Denme sus cansadas, sus pobres/ sus masas hacinadas deseosas de un respire libre,/ el desdichado detritus de su costa rebosante./ Envíame a los desamparados, revolcados por la tempestad. www.istor.cide.edu )

[iii] En este cortometraje se observa a una estatua de la libertad muy contrariada que, con un marcado acento francés, defiende -ante un rudo oficial de inmigración que le cuestiona sobre la posibilidad de que haya estado evitando que una estatua norteamericana y capaz ocupara su lugar-, su estancia en los Estados Unidos argumentando que tiene 120 años de experiencia como icono de la libertad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: