Y ahora resulta que le vamos a los malos: Villanos de T.V. II

De der. a izq.: Lex Luthor, Lana Lang, Zod, Regina, Rumpelstiltskin, Cora y Hook

De der. a izq.: Lex Luthor, Lana Lang, Zod, Regina, Rumpelstiltskin, Cora y Hook

Parte II

Por: Patricia Díaz Terés

Jamás es excusable ser malvado, pero hay cierto mérito en saber que uno lo es”.

Charles Baudelaire 

Los guiones televisivos y por lo tanto sus personajes, han ido transformándose de acuerdo a los cambios socioculturales que se viven en la época en las cuales se transmiten las decenas de series que aparecen cada temporada. Actualmente parecen estar tomando fuerza dos “corrientes” en las cuales o bien tanto protagonistas como antagonistas tienen a la vez virtudes y defectos –lo cual les proporciona el elemento meramente humano que permite la identificación del espectador con el personaje-; o bien los villanos se convierten en francos protagonistas y por lo tanto son ellos quienes generan las simpatías de la audiencia.

Continuamos pues nuestra revisión con la serie Smallville (2001-2011). En principio el planteamiento de esta serie fue bastante sencillo: la vida de Clark Kent (Tom Welling) antes de convertirse en Superman. De este modo, en las primeras temporadas pudimos observar villanos adolescentes inspirados en los cómics, en este caso cada uno de los “malos” había sido afectado por la lluvia de meteoritos ocasionada por la llegada de la nave de Kal-El[i] a la Tierra, y poseía un “poder”. En estos episodios los villanos eran simples y aparecía, casi por regla general, uno por cada transmisión, mientras veíamos al antagonista por excelencia, Lex Luthor (Michael Rosenbaum), como el mejor amigo de Clark, recayendo entonces en Lionel Luthor[ii] (John Glover) el rol de mente maligna.

En esta serie, conforme pasaron las temporadas, los guionistas tuvieron que darle a Lex un motivo para enemistarse con Kent, de manera que pudieran llevar la historia a su forma original en la que ambos se enfrentan como representantes del bien –el extraterrestre- y del mal –el terrícola-, encontrando el pretexto en la desconfianza que el hijo de Jonathan y Martha Kent mostraba hacia el poderoso Luthor, lleva a este a abrazar su lado oscuro. Aunado a esto, el catalizador que sirve para despertar definitivamente el mal en Lex es su amor por la exnovia de Clark, Lana Lang (Kristin Kreuk).

Haciendo pedazos la historia original de Superman, los escritores tuvieron que torcer y retorcer el argumento para eventualmente llevar a Clark a su lugar en el Daily Planet donde debía compartir escritorio y amores legendarios con Lois Lane (Erica Durance). De esta manera, la única forma que encontraron para alejar a Lang de Kent fue casarla con Luthor, para posteriormente oscurecer el personaje transformándola de doncella virtuosa e inocente en una mujer despiadada y calculadora –quien a pesar de todo siempre tuvo como objetivo el bienestar de Clark-, que sin embargo continuaba alentando los tiernos sentimientos del Hombre de Acero. En una movida descabellada y hasta ridícula, el recurso que eligieron los guionistas para apartar definitivamente a los antiguos e inseparables amantes –en orden de dar cabida al personaje de Lois-, fue impregnar de Kryptonita y maldad –de manera irreversible- el cuerpo y el alma de Lana, de manera que su presencia fuera literalmente un veneno para Clark (!).

En esta serie todos los personajes eventualmente se mueven entre el bien y el mal –particularmente los muy cercanos al futuro Superman, Chloe Sullivan (Allison Mack) y Oliver Queen (Justin Hartley)-, de manera que en diversas ocasiones realizan acciones moralmente cuestionables, justificándolas con la persecución de un bien mayor, siendo el único que se resiste a tales libertades el siempre ético Clark Kent, quien llegó a poner en peligro a su familia, amigos y al mundo entero, siguiendo su inquebrantable código de conducta. A final de cuentas –y para evitarse los problemas de las clonaciones y otros tantos recovecos de los cómics-, tanto Lex como Lionel terminan eventualmente muertos, dejando los escritores la villanía última en manos de Zod (Callum Blue), el general kryptoniano que también ha sido enemigo de la familia El desde antes de la destrucción de Kryptón.

Otra serie en la que se ha tratado de “humanizar” a personajes conocidos ya hasta la saciedad es Once Upon a Time, cuya trama gira en torno a personajes clásicos de cuentos de hadas, siendo los protagonistas Snow White (Ginnifer Goodwin) y Prince Charming (Josh Dallas)[iii]. La particularidad de este argumento es que todos los personajes del “reino” –el mundo de los cuentos- han sido transportados al mundo real por una maldición lanzada por la malvada madrastra de Snow –cuyo nombre en la serie es Regina (Lana Parrilla)-, quien en un irrefrenable deseo de venganza contra su hijastra, transporta a personajes como Rumpelstiltskin  (Robert Carlyle) o Red Riding Hood (Meghan Ory) –y a ella misma- a un pueblo llamado Storybrooke, siendo los guías de la historia la “salvadora” –que de alguna manera debía romper la maldición regresando a todos los habitantes del pueblo su memoria sobre su identidad fantástica- Emma Swan (Jennifer Morrison) –hija a su vez de Snow White y Charming– y su hijo Henry (Jared Gilmore).

Ahora bien, respetándose –aunque con ciertas libertades- las historias de los cuentos, en la serie podemos ver cómo los villanos no son malos per se, sino  que por el contrario, todos y cada uno de ellos tiene un motivo, válido o no, para haber optado por el lado oscuro. De este modo, el maloso por excelencia es Mr. Gold, alter ego de Rumpelstiltskin, quien es un ser prácticamente omnipotente conocido como The Dark One, quien se dedica a hacer tratos con todo aquel que desea obtener algo o hacer un cambio en su vida; pero como “toda la magia tiene un precio”, Gold siempre cobra los “favores” que hace, y normalmente advierte a los interesados sobre las posibles consecuencias de sus mágicos acuerdos, haciendo por lo regular los interfectos caso omiso de tales alertas.

En este sentido, tanto Regina como Gold tienen un pasado que, si bien no justifica su maldad, sí hace que el espectador la comprenda. En el caso de la reina, su realmente malvada madre, Cora (Bárbara Hershey), asesinó a su novio, un humilde plebeyo, para que Regina “accediera” a casarse con el viudo rey, padre de Snow White, en un cruel plan que la ambiciosa mujer ha estructurado minuciosamente, haciendo que su hija rescate a la princesita mientras esta permanece aterrorizada a lomos de un caballo desbocado, ganándose de inmediato el favor del monarca. Por otro lado, Regina culpa a Snow por la muerte de su amado, ya que es la niña quien notifica a Cora la existencia del humilde amado –acarreando con ello su muerte-, por lo que jura cobrar venganza a toda costa, y se dedica a hacerle la vida “complicada” a partir de entonces.

Por su parte Gold había sido toda su vida un hombre cobarde y débil, víctima de numerosos abusos y quien finalmente se daña a sí mismo la pierna, ocasionándose una cojera permanente, con tal de poder evitar la lucha en la guerra contra los ogros, “para que su hijo no se quede sin padre”. Irónicamente, tanto su esposa como su hijo lo ven a partir de entonces como un cobarde pusilánime que es rechazado por todo el pueblo. Buscando una solución a su problema, es como se convierte en The Dark One, de modo que ahora puede vengarse de todos aquellos que le han hecho daño; el problema es que su esposa lo abandona al no soportar su maldad, uniéndose a una tripulación de piratas comandada por Hook (Colin O’Donoghue), mientras que su hijo, que trata de salvarlo de sí mismo, acaba siendo enviado solo a la Tierra, en donde el poder de su padre desaparecería, optando el progenitor por permanecer sin familia –asesina a su propia esposa en un ataque de celos- en el mágico mundo donde ostenta el poder de un dios.

Siguiendo una cadena de eventos desafortunados, los villanos se van transformando unos a otros, de modo que, al igual que Regina descubre su maldad gracias a las intrigas de su madre, Hook descubre su lado poco amable gracias a Rumpelstiltskin, quien asesina delante de sus narices a su amada, que no era otra que la esposa del alter ego de Mr. Gold.

Asesinatos, injusticias, abusos y cualquier tipo de siniestras actividades pueden apreciarse en el nada favorecedor historial de Regina y Rumpelstiltskin; sin embargo, ellos también descubren que también tienen un lado luminoso, el cual es invariablemente traído a flote por el amor: en el caso de la madrastra de Snow es el amor por su hijo adoptivo Henry –hijo natural de Emma-; y por parte de Gold su amor por la inteligente Belle (Emilie de Ravin). Aunque también, por su parte, los buenos no son níveamente puros en esta serie, ese es ciertamente otro tema, por lo que hasta aquí dejaremos a los villanos de las historias infantiles, para que en la próxima entrega nos introduzcamos a las complicaciones de los magníficos personajes de Sherlock y The Walking Dead, entre otros.

 

FUENTES:

www.imdb.com

[i] Nombre kryptoniano de Clark.

[ii] Padre de Lex.

[iii] Blancanieves y Príncipe Encantado (o Encantador).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: